Historia de amor de dos poetas de AL- ANDADALUS



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Historia de amor de dos poetas de AL- ANDADALUS

HAFSA BINT AL HAYY AL RAKUNIYYA Y ABU YAFAR AHMAD IBN SAID

A la manera de las antiguas narradoras de las antiguas leyendas orientales les  relato esta historia. Podría creerse que es como una leyenda que nos hubiera llegado hasta nosotros;  atravesando los siglos; como héroes  y heroínas de un romance antiguo, cantado por juglares; pero la realidad siempre supera cualquier ficción que pudiera inventarnos .

HAFSA BINT AL HAYY AL RAKUNIYYA, LA POETISA

«Fue única en su tiempo por su belleza, elegancia, cultura literaria y mordacidad».

 Ibn Al Jatib,Escritor y biógrafo de Hafsa

Era Hafsa Bint Al Rakuniya una  hija de un noble de origen bereber, nacida en  Granada en 1135, donde pasó su infancia y juventud en un contexto de intensa agitación política, que condujo desde  la caída del Imperio Almorávide y la instauración del Califato Almohade.

Por aquel entonces, los restos de Al-Andalus estaban gobernados por los almorávides, una  casta de soldados caracterizada por la profunda religiosidad y el odio eterno hacia los cristianos . Habían llegado 100 años antes, como una tropa mercenaria llamada por los reinos taifas enfrascados en luchas cainitas, unas veces, otras contra los reinos cristianos ; pero después cuando conocieron las riquezas de Al Andalus, decidieron quedarse, conquistar y reunificar los reinos taifas.

Pero los almohades, surgidos del norte de África, llegaron en el año 1147 a la Península dispuestos a conquistar los reinos del Norte. Y aunque finalmente no lograran tal empeño, su carácter extremadamente belicoso y su exacerbada religiosidad fanática, tipo el Isis actual, extendieron el temor entre los reyes cristianos como hacía siglos no se recordaba . No fue una invasión fácil. Alertados los almorávides de su llegada, se inició una cruenta guerra fraticida que se extendería por más de veinte años,

Todo musulmán que no siguiese la doctrina almohade era tachado de hereje y, por tanto, susceptible de ser castigado. En este sentido, los almorávides habían ido relajando sus costumbres al ir compartiendo su estilo de vida con otras culturas peninsulares. Un enriquecimiento mutuo que los almohades interpretaron como una debilidad y que intentaron erradicar proclamando la yihad o guerra santa.

Para ayudarle en su tarea, el califa almohade se hizo rodear de élites militars  llegadas desde el Magreb, mantuvieron la capital den Marrakech. Los nuevos invasores no querían repetir los fallos de sus predecesores, los almorávides, que optaron por incorporar a cristianos y a judíos en sus sistemas de gobierno. La pureza debía mantenerse ante todo. Hasta tal punto llegó la obsesión almohade por imprimir su sello religioso, que las monedas comenzaron a ser acuñadas en forma cuadrada y con inscripciones de tipo religioso, para asemejarse al libro del Corán.

Desde el mismo momento en el que un pueblo o ciudad caía en su poder, se decretaba la ley islámica en toda su población, incluidos cristianos y judíos, obligados a convertirse a la nueva fe si no deseaban ver en peligro sus vidas. Ya lo decían las leyes almohades: “la pena para aquellos que incurrieran en el delito de desobediencia o en el del incumplimiento del deber religioso de la oración, era la muerte.”

 En ese contexto socio-político tan adverso vivió Hafsa bint al-Hayy ar-Rakuniyya, una  poetisa afamada alabada y respetada por su cultura e ingenio, al igual que por su belleza y elegancia. Estas cualidades le permitieron ocupar pronto un lugar destacado primero en la corte almorávide de Granada, donde desarrolló una intensa actividad literaria y educativa y alcanzó rápidamente la fama y el respeto.

Ella mostró ser una mujer valiente cuando decidió rechazar un matrimonio acordado, cuando se encaprichó de un hombre libre, cuando se enfrentó al poder político para defender su cultura y sus ideales.Hizo oídos sordos a los consejos familiares,. Aceptó con orgullo sus derrotas y festejó sus logros, amó con pasión y todo su corazón.

El historiador  Al-Maqqari llegó a decir que “la superioridad literaria en Al-Andalus es como el instinto y la poseen las mujeres y los niños”.

En total, han llegado hasta nosotros diecisiete poemas, de gran calidad literaria. Fue capaz de expresar sus sentimientos reales en un lenguaje llano, espontáneo y de gran sensibilidad. Tenemos un poema que escribió en un libro suyo como dedicatoria a una muchacha que se lo solicitó.

Dama de la hermosura y la nobleza, cierra los párpados,
benévola, ante las líneas que trazó mi cálamo, y míralas
con ojos de cariño, sin prestar atención a los defectos
del contenido y de la letra.

Envío un saludo, que los cálices de las flores abre
y hace zurear a las palomas en las ramas,
a quien ausente está, pero mora en mis entrañas
aunque mis ojos no puedan verlo.

ABU YAFAR AHMAD IBN SAID

Sería en el ambiente cortesano de Granada donde conocería al poeta granadino Abu Yafar ibn Said, del ilustre linaje de los Banu Said, con el que inició una pública relación amorosa hacia el año 1154.

Se enamoraron y se dedicaron los más hermosos poemas de amor y sensualidad de la época y sus amores también fueron cantados en los versos de los poetas de la época .

RESPÓNDEME ENSEGUIDA…

Respóndeme enseguida
¿Voy yo a ti o tú vienes a mí?
Mi corazón acepta lo que digas.
A salvo te hallarás de la sed y del sol
cuando ocurra tu encuentro conmigo,
pues mi boca es dulce fuente cristalina,
las ramas de mi pelo, sombra umbrosa,
Respóndeme enseguida…

y Abu Yafar destacaba con sus poemas descriptivos de sus encuentros con su enamorada en los jardines de Granada.

Por tu vida!, el jardín no se alegraba con nuestro amor,

antes bien parecía lleno de celos y envidia;

el río no batía palmas alborozado por nuestra presencia

y la tórtola no gritaba sino sus penas;

y no creo que el cielo mostrase sus estrellas

si no era para espiarnos.

La poetisa le dedicaba sensuales y apasionados poemas que describen sus encuentros.

 

 

EL VISITANTE

Un visitante llega a tu casa:

 su cuello es de gacela,  luna creciente sobre la noche;

 su mirada tiene el embrujo de Babilonia  

y la saliva de su boca es mejor

 que la de las hijas de la parra;  

sus mejillas afrentan a las rosas

  y sus dientes confunden a las perlas,

 ¿puede pasar, con tu permiso,

 o ha de irse, por alguna circunstancia?

Elogio aquellos labios porque sé

lo que digo y conozco de lo que hablo,
y les hago justicia, no miento ante Dios;
en ellos he bebido una saliva
más deliciosa que el vino.

 

 ABU SAID UTMAN, EL VILLANO DE LA HISTORIA

Pero cuando dos años más tarde  llegó a Granada el gobernador almohade, el príncipe Abu Said Utman, hijo del Califa Abd Al Mumin, y de quien Abu Yafar  fue nombrado  Secretario personal  quien se enamoró de la poetisa y ella lo rechazó una y otra vez.

En 1158 fue enviada a Rabat en misión diplomática con un grupo de poetas y nobles granadinos ante el califa Abd Al Mumin, quien, fascinado, le concedió el feudo de Al Rakuna, cerca de Granada, sobrenombre con el que fue conocida.

 Durante mucho tiempo Hafsa rechazó al gobernador, pero finalmente se convirtió en su amante, quizá cansada de las veleidades amorosas de Abu Yafar o por presiones del príncipe hacia ella o su familia.

Entonces los poemas entre ambos se tornaron agrios, de despecho, donde los celos y los reproches se sucedían como un tormento.

SIENTO CELOS

(A Abu Yafar Ibn Said)

Siento celos de mis ojos y de mí misma,
de ti, de tu tiempo;
aunque te encerrase en mis ojos hasta el día del juicio,
no estaría satisfecha.

 Y él le contestaba con su dolorosa súplica

 

SÚPLICA A HAFSA

Tú, a quien escribí el billete,
a nombrarte no me atrevo,
di, ¿por qué no satisfaces
mi enamorado deseo?
Tu tardanza me asesina;
de afán impaciente muero.
¡Cuántas noches he pasado
dando mil quejas al viento
cuando las mismas palomas
no perturban el silencio!
¡Infelices los amantes
que del adorado dueño
ni una respuesta consiguen,
ni esperanza ni consuelo!
Si es que no quieres matarme
de dolor, responde presto.

 

 Pero los celos y el despecho no cejaban de atormentarle.

 

DILE A ESE POETA….

Dile a ese poeta de quien nos ha librado
el que se haya caído sobre mierda:
vuelve a tu pozo, hijo de la mierda,
igual que hace la mierda.
Y si vuelves a vernos algún día,
verás, oh tú, el más despreciable y vil,
sin discusión, de entre los hombres
que esa es la suerte que te espera
si andas medio dormido.
¡Barba que ama la mierda y odia el ámbar,
que no permita Dios que nadie vaya a verte
hasta que te hayan enterrado!

 TRÁGICO FINAL DE L POETA ABU YAFAR

 Abu Yafar se vengó del  rival de este singular triángulo amoroso, mofándose con sus sátiras y hasta acabó,  por venganza participando en una rebelión política contra el gobernador, razón por la que éste lo mandó encarcelar y finalmente crucificar en el año 1163, en Málaga.

Hafsa, sabiéndose responsable, se retiró de la corte, guardó luto toda su vida ,a riesgo de ser encarcelada y correr la misma suerte que el poeta crucificado  y abandonó la actividad poética, centrándose desde entonces en la enseñanza.

 

POR VESTIRME DE LUTO…


Por vestirme de luto me amenazan
por un amado que me han muerto con la espada.
¡Qué Dios tenga clemencia con quien sea
liberal con sus lágrimas,
o con quien llore por aquél que mataron sus rivales,
y que las nubes de la tarde,
con generosidad como la suya,
rieguen las tierras donde quiera que se vaya!

 

Hacia el año 1184, aceptó la invitación del califa Al Mansur y se dirigió a, la capital del Imperio Almohade, Marrakech para dirigir la educación de las princesas y las hijas de la nobleza. Allí permaneció hasta 1191, año de su muerte a los 56 años.

 De Hafsa es la poetisa de Al Andalus de la que se conserva un mayor número de su producción poética, gracias, sobre todo, al interés de sus biógrafos y de la familia Banu Said. Heredera de la tradición poética árabe, la mayoría de sus versos son de tipo amoroso, dirigidos a Abu Yafar, aunque hay algunos satíricos y de elogio a Abu Said, alcanzando la cima de su inspiración en aquéllos en los que se lamenta de la prisión y muerte de su amante.

Muestra de las mujeres independientes y cultas de la época de esplendor de al-Andalus, Hafsa fue muy respetada, a pesar de sus aparentes libertades, en un mundo de intransigencia religiosa de su época y pero los biógrafos posteriores la consideraron como una gran poetisa. 

De su últimos poemas tenemos esta elegía a la ausencia.

Si no fueras un
lucero,

mis ojos no
habrían quedado a oscuras

ahora que estas
lejos.

En este poema la poetisa habla del triángulo amoroso que vivió entre sus dos “ amados ”

RELÁMPAGO

Preguntad al relámpago tremolante,
mientras la noche está en calma,
¿Cómo es que me produce debilidad, al recordar a mis amados?
Su efecto ha sacudido en mi corazón un pálpito
y la abundante lluvia de su nube,
me hizo llover el párpado.

 

Y de  Yusur nos ha llegado este poema dedicado a  Málaga, la ciudad en que fue crucificado y que pagó con su vida el amor que le tuvo a la poetisa.

 

 MÁLAGA TAMPOCO MI CORAZÓN OLVIDA

A Málaga tampoco mi corazón olvida;
no apaga en mí la ausencia la llama del amor;
¿Dónde están tus almenas ¡oh Málaga querida!,
tus torres, azoteas y excelso mirador?
Allí la copa llena de vino generoso
Hacia los puros astros mil veces elevé,
y en la enramada verde, del céfiro amoroso,
Sobre mi frente el plácido susurrar escuché.
Las ramas agitaba con un leve ruido
y doblándolas ora, o elevándolas ya,
prevenir parecía el seguro descuido
y advertimos si alguien nos venía a espiar.

María Teresa Bravo  Bañón

  BIBLIOCGRAFÍA

Un poeta granadino del siglo XII: Abu Yafar

 Autor  Ibn Said

Traducción Celia del Mora

 Ediciones Cultura Hispánica

 Diwan de las poetisas de Al- Andalus,

Teresa Garulo,  Ed Hiperión,

Historia de la España Medieval,

Vicente Ángel Álvarez Palenzuela, Ed. Ariel

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 2

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Maria Teresa Bravo Bañón
Alicante (España) 1954
Maestra de Enseñanza Primaria (Jubilada desde 2015)
Vive en Vila-seca, Tarragona
Dinamizadora de bibliotecas escolares para el fomento de la lectura y escritura creativa.
Profesora de cursos de ICE en innovación educativa sobre la Creatividad literaria.
Fue Coordinadora de la Revista Literaria Generación.
Colaboradora de numerosas revistas literarias y pedagógicas, así como figura en varias antologías de poesía.
Pertenece al grupo de editores de Lialdia.com, de Long Island, Nueva York.
Bibliografía publicada:
Sombras de la Razón, Colección Ibn Gabirol, Málaga 1981 Prólogo de Dionísia García.
Entre las Crines del Viento, Editorial Salobe, Málaga 1984.
Liturgias del Crepúsculo, Pliegos del Crotalón, Colección de Víctor Infantes, 1985.
Invitación a la metáfora. Editorial Málaga-Marruecos, 2005 Prólogo de Juan Carlos Conde, Profesor Medievalista en Bloomington, Indiana, Estados Unidos.
Es un crimen talar el almendro florecido, 2010 Editorial Silva, Tarragona. prologado por Ernesto Kahan. Delegado a la Recepción del Premio Nóbel de Paz a la International Physicians for the Prevention of Nuclear War- IPPNW, en Oslo / Noruega en 1985.
Violeta Malabar poemario conjunto con Alejandro Gómez García , Editorial Beaumont ( USA) 2010, prologado por Roxana Edvridge Thomas, poeta mexicana.
Liken, Editorial Manos de tiza, 2012, prologado por Martine Crouste-Barrelleti, profesora de la Sorbona, París.
Manos de tiza, con cartas inéditas de Jorge Guillén y de Carmen Conde. Editorial Círculo Rojo, Almería 2017
Mirlo de azúcar, con prólogo de Edgar Ramírez, poeta y Epílogo de Luís Alberto Ambroggio , presidente de la REAL ACADEMIA DE LA LENGUA EN NORTEAMÉRICA, Editorial Círculo Rojo, 2018.

Sin comentarios a “  Historia de amor de dos poetas de AL- ANDADALUS”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.