Homenaje a Wallada, La Princesa Omeya



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Homenaje a Wallada, La Princesa Omeya

La historia de Wallada la Omeya no es un cuento salido de las mil y una  noches , sino una  historia real, en un Al-Andalus lleno de esplendor .

WALLADA  BINT AL-MUSTAKFÍ

[Córdoba, 994- 1091]

Nació en Córdoba el año 994, hija del califa al-Mustakfi que accedió al trono después de  provocar una revuelta popular contra el monarca legítimo, el también Omeya Abderramán V.

Diecisiete meses después, al-Mustakfi tuvo que abandonar el palacio califal, disfrazado de mujer  y fue envenenado por uno de sus oficiales en un lugar fronterizo.

Su posición social le permitió adquirir una basta formación literaria que desarrolló con brillantez  a lo largo de toda su vida.

la alhambra estanque, Foto de Enrique Navarro

Tras el asesinato de su padre, vendió sus  derechos sucesorios, dejó  el palacio y  se independizó  de tota tutela masculina, optando por un modo de vida inusual, de absoluta despreocupación por los convencionalismos sociales, abriendo  un salón literario al que  concurrían: los poetas, juristas,  literatos, viajeros de élite y  la alta sociedad  de su tiempo.Tenía tan sólo 17 años.

Wallada se sabe admirada y sabia y así lo hace constar bordada, en el  hombro derecho en sus vestiduras, una leyenda  mostrando su orgullo por su alto rango   social.“Juro por Dios que soy digna de alteza y nobleza voy encaminada jactando, muy altiva mi cabeza”

Y sobre el izquierdo, como si se tratase de una divisa  que proclamaba su independencia y  sentido de libertad, llevaba estos versos

“Permito a mis amantes que toquen mi mejilla hecha liza y acepto los besos de quien desee probar mi belleza”.

Una noche apareció el poeta Ibn Zaydún, noble con gran influencia política y sin duda el  intelectual más elegante y atractivo del momento .Se estableció una especie de rivalidad  de improvisatoria  de poemas entre ambos, según la costumbre de la época.  Dicen las crónicas que  fue apoteósico esa suma de dos genios de la palabra  y la pugna siguió  hasta el amanecer .

Naturalmente se enamoraron pero lo mantuvieron  en secreto dada la vinculación del poeta con los Banu Yahwar, el clan rival político de los Omeyas y  parece ser que tuvieron una hija .

En este poema podemos apreciar la sensualidad y la pasión de  Walllada por Inb Zaydun

“Cuando caiga la tarde, espera mi visita,
pues veo que la noche es
quien mejor encubre los secretos;
siento un amor por ti,
que si los astros lo sintiesen
no brillaría el sol,
ni la luna saldría y las estrellas
no emprenderían su viaje nocturno” 

Pero una tarde que Wallada – al regresar del hamán, o baños – descubrió a su amado siéndole infiel  con una esclava negra, lo echó  a la calle negándose  a volver a verlo nunca más .

“Si hubieses sido justo en el amor que hay entre nosotros,
no amarías, ni hubieses preferido, a una esclava mía.
Has dejado la rama que fructifica en belleza
y has escogido rama que no da frutos.
Sabes que soy la luna de los cielos,
pero has elegido,para mi desgracia, sombrío planeta.

odalisca

La felonía  con una amante negra  es un tópico de la poesía islámica. La tradición no la niega  pero ¿con quién le fue infiel a Walalda Ben Zaydun, ? Es posible que fuera con  Munya a la que la princesa fascinada por su belleza, compró a su padre, un vendedor de higos y que educó, pero que  se convirtió  en poetisa desvergonzada,  mordaz contra ella y que finalmente la abandonó.

También  puede ser  lo más probable que Wallada sorprendiera a Ben Zaydun con un amante masculino, porque eso le reprocha luego ferozmente en sus sátiras:

Si (Ben Zaydun) hubiera visto falo en las palmeras / sería pájaro carpintero”.

En fin, lo cierto es que Wallada no la perdonó nunca, hasta se hizo amante  del visir Ben Abdús, rival político y enemigo personal de Ben Zaydun para que le  privara  de sus bienes y lo acabara  metiendo en la cárcel.

A partir de entonces le escribe sátiras mordaces  como esta:

EL HEXÁGONO

“Tu apodo es el hexágono,

un epíteto que no se apartará de ti

 ni siquiera después de que te deje la vida:

pederasta, puto, adúltero,cabrón, cornudo y ladrón”.

Poemos  ver  como la poetisa se muestra dura y contundente. Descarga toda la rabia que la envuelve contra el poeta. Usa un lenguaje en ese momento, más  propio para los hombres de su época que para una mujer, donde escupe  todo el rencor que lleva dentro, aun así se trata de uno de sus  poemas más conocidos.

Pasión de Frank Dicksee, WALLADA BINT AL-MUSTAKFÍ

Ben Zaydun, tras recobrar la libertad, recorría de noche los palacios arruinados de Medina al-Zahara, símbolos de una pasión destruída. Toda Córdoba lo vio errante y ojeroso, enfermo de amor y supo de sus poemas sumisos, implorando el perdón que nunca le fue  concedido.

Wallada recorrió la España de los reinos de taifas exhibiendo su talento y enseñando poesía a las hijas de los nobles; pero siempre volvió con el Visir  Ben Abdús su eterno enamorado, en cuyo palacio siguió viviendo con él libremente,  rechazándolo en matrimonio, siempre altiva y hermosa, hasta cumplidos los 80 años.

Hoy en  Córdoba hay un monumento que nos recuerda la historia del amor truncado entre los dos poetas  con estos poemas .

¡Ay, qué cerca estuvimos y hoy qué lejos!

Nos separó la suerte  y no hay rocío

que humedezca, resecas de deseo,

mis ardientes entrañas; pero en cambio,

de llanto mis pupilas se saturan.

Ibn Zaydun

Tengo celos de mis ojos, de mí toda,

de ti mismo, de tu tiempo y tu lugar.

Aún grabado tú en mis pupilas,

Mis celos nunca cesarán…

Wallada

Monumento a los amantes

Y aquí  va mi  homenaje a Wallada, la Omeya,  la princesa  cuya historia me inspiró estos versos.

A LA GUISA DE LAS POETISAS DE AL-ANDALUS

Una mujer de mi rango no puede llorar

un amor de felonía .

Mis plañideras a sueldo

te llorarán por mí en el ocaso.

No me delatará mi garganta ya muerta,

ni podrá pronunciar nunca más tu nombre.

Las cantoras desmayarán las casidas

que bajo falso nombre te he escrito.

Enmohecidos rabeles se pudrirán de abandono

tras las celosía de los patios .

El ruiseñor de nuestras encuentros

será atravesado por sagita de mi ballesta.

Sólo la almohada de azahares

conocerá el amortiguado llanto

y la expiación de mi orgullo.

Quien te cantó entre los granados

es hoy mujer de zarza y ortiga,

por sus pezones rezuma

leche cuajada de adormidera.

¡Ay, qué muerte tan cuitada me diste!

¿Qué será de mí en las auroras

sin la brasa de tu piel

en el sepulcro frío mi lecho ?

 

Por María  Teresa  Bravo  Bañón

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 2

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Maria Teresa Bravo Bañón
Alicante (España) 1954
Maestra de Enseñanza Primaria (Jubilada desde 2015)
Vive en Vila-seca, Tarragona
Dinamizadora de bibliotecas escolares para el fomento de la lectura y escritura creativa.
Profesora de cursos de ICE en innovación educativa sobre la Creatividad literaria.
Fue Coordinadora de la Revista Literaria Generación.
Colaboradora de numerosas revistas literarias y pedagógicas, así como figura en varias antologías de poesía.
Pertenece al grupo de editores de Lialdia.com, de Long Island, Nueva York.
Bibliografía publicada:
Sombras de la Razón, Colección Ibn Gabirol, Málaga 1981 Prólogo de Dionísia García.
Entre las Crines del Viento, Editorial Salobe, Málaga 1984.
Liturgias del Crepúsculo, Pliegos del Crotalón, Colección de Víctor Infantes, 1985.
Invitación a la metáfora. Editorial Málaga-Marruecos, 2005 Prólogo de Juan Carlos Conde, Profesor Medievalista en Bloomington, Indiana, Estados Unidos.
Es un crimen talar el almendro florecido, 2010 Editorial Silva, Tarragona. prologado por Ernesto Kahan. Delegado a la Recepción del Premio Nóbel de Paz a la International Physicians for the Prevention of Nuclear War- IPPNW, en Oslo / Noruega en 1985.
Violeta Malabar poemario conjunto con Alejandro Gómez García , Editorial Beaumont ( USA) 2010, prologado por Roxana Edvridge Thomas, poeta mexicana.
Liken, Editorial Manos de tiza, 2012, prologado por Martine Crouste-Barrelleti, profesora de la Sorbona, París.
Manos de tiza, con cartas inéditas de Jorge Guillén y de Carmen Conde. Editorial Círculo Rojo, Almería 2017
Mirlo de azúcar, con prólogo de Edgar Ramírez, poeta y Epílogo de Luís Alberto Ambroggio , presidente de la REAL ACADEMIA DE LA LENGUA EN NORTEAMÉRICA, Editorial Círculo Rojo, 2018.

Sin comentarios a “Homenaje a Wallada, La Princesa Omeya”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.

CLOSE
CLOSE