Julia Otxoa ( San Sebastián, 1953 )



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Julia Otxoa ( San Sebastián, 1953 )

Poeta ,narradora, y artista visual . Su obra con mas de treinta títulos publicados en poesía, narrativa , y narrativa infantil ha sido traducida a varios idiomas e incluída en diferentes antologías de poesía, poesía visual y microrrelato.

POESÍA

  • Composición entre la luz y la sombra, San Sebastián,Gonfer, 1978
    Luz del aire, en colaboración con el escultor Ricardo Ugarte, Madrid, Edarcón,1982
  • Cuaderno de Bitácora, Primer Premio Ayuntamiento de Pasajes 1985
    -“La edad de los bárbaros”-(Quaderni della Valle,Italia 1997)
    La Nieve en los manzanos, Málaga, Ediciones Miguel Gómez,2000
    Al calor de un lápiz”, Zarautz ,Olerti-Etxea, 2001
    Gunten Café,” Málaga,Edición Bilingüe Castellano-Euskera,Colección Puerta del Mar – Publicaciones de la Diputación de Málaga,2004
    Taxus baccata” ( Poemas de Julia Otxoa con dibujos de Ricardo Ugarte ), Madrid, Ediciones Hiperion-, 2005
    La lentitud de la luz, Palencia, Editorial Cálamo, 2008 ● “Jardin de Arena.Ediciones La Palma,Madrid 2015
  • Narrativa: “Un extraño envío” (Menoscuarto,Palencia,2005); “Escena de familia con fantasma”( Menoscuarto,Palencia,2008);”Confesiones de una mosca” (Menoscuarto,Palencia,2013)

www.juliaotxoa.net

Poemas de Julia Otxoa

 

Cuando la lluvia se ha ido,

Julia Otxoa

Cuando la lluvia se ha ido

he salido descalza al exterior,

el olor a tierra mojada era tan intenso….

parecía que toda la montaña

latía con fuerza dentro de mi estómago.

 

He sentido entonces mi silencio emocionado

como un manzano mecido por la brisa.

Luego me he arrodillado y he estado comiendo tierra

hasta que dentro de ella he oído cantar a mis abuelos.

 

 

Dos mariposas blancas

Aquella noche la abuela trajo dos mariposas blancas

y las colocó sobre los ojos del durmiente,

más tarde, cuando tras la cabeza de la luna

asomó frío el aullido del lobo,

los sueños de aquel hombre

que dormía bajo las mariposas,

nos ayudaron a crecer en la serenidad.

 

La música de tus labios

La música de tus labios

besa siempre mi pecho al amanecer,

de ese modo, todavía sumida en el sueño,

suavemente recuerdo el nombre de las cosas sin sobresalto

 

La libre posesión del dolor

La libre posesión del dolor,

su dulce sombra, rehaciéndonos de nuevo diminutos

 

El secreto de la poesía

El secreto de la poesía pertenece

más al náufrago que al navegante.

 

El tiempo lo ha desbordado todo

El tiempo lo ha desbordado todo,

como si alguien de pronto nos hubiera puesto

una granada sin seguro entre los dientes

y nos hubiera dicho, anda levántate,

¿No ves que ya ha comenzado el día?

 

La piedra y la arena

La piedra y la arena, el instante y su sombra.

 

Pensábamos de niños

Pensábamos de niños que las montañas

estaban ahí para la eternidad,

que aquellos hermosos gigantes no morirían nunca,

luego supimos que estábamos equivocados,

las montañas también mueren

como el más frágil de los hombres.

 

En todas las ciudades

En todas las ciudades me siento extranjera

en la Naturaleza nunca.

 

Tras la fiebre

La constante interrogación del desarraigo,

del extrañamiento del ser en el mundo.

Sólo después de la fiebre

y el dolor de las preguntas sin respuesta,

se puede hallar la serenidad en el total desvalimiento.

Desde la humildad de la ignorancia,

el misterio del ser se convierte entonces en cobijo.

 

adn

Por una ligerísima diferencia en su adn,

el llamado homo sapiens pudo ser la mosca de la fruta

amante de las bananas podridas,

con el cerebro muy activo

del tamaño de una cabeza de alfiler

 

Diario de una escritora

Solo con pensar en escribir se agota,

y sin embargo es lo único que desea,

pero tiene serias dudas de  si escribir refleja el vivir,

a menudo cree que no, otras que sí  y vuelta a empezar.

 

Ella por lo general entender, entiende muy pocas cosas,

la mayor parte del tiempo transcurre volátil,

la cabeza  como un golpe de tiza, la escritura muda,

va por la calle como recién venida. No sabe vivir.

 

Tras cada  impacto hay  un instante  agudo sin nada dentro,

luego es la ferocidad y el cansancio y el preguntarse  siempre cómo narrar,

como si fuera posible dejar  constancia de lo apenas entrevisto,

del curso precipitado de las cosas, de la presencia fantasmal del asalto,

del extraño latido del pequeño corazón desconocido.

 

No le gusta jugar en espacios inmaculados,

ni que el nudo resista las soterradas sacudidas de la cuerda.

El gesto de escribir es para ella, en primer lugar un salto en el vacío.

 

La intensa significación  de la expresión ,

la agitación de  las palabras, eso solo se consigue furtivamente.

 

A veces a ella le parece caminar hacia atrás,

desatender lo aprendido, sembrarse en batallas perdidas de antemano,

alimentar el delirio, vivir el poema  en lugar de escribirlo.

 

El pájaro ermitaño

Existe el pájaro ermitaño que habita los desiertos y los ayunos, velando las diminutas tumbas de las petunias que el viento deshace y este pájaro dibuja cada día.

 

También la libélula y la lagartija

También la libélula y la lagartija como El Quijote o Hamlet, son páginas del libro prodigioso del Universo.

 

Duda el pájaro

Duda el pájaro, y dudando, más asciende.

 

La filosofía moderna

La filosofía moderna se olvida de los insectos, de las plantas, de los árboles… de la lectura del cielo, y sin embargo, camina soberbia, ungida de igno- rancia, sus necios pasos retumbando en la tierra.

 

Dame la firmeza

Dame la firmeza de los pétalos de la compasión y la misericordia, y quédate tú con la acerada certidumbre de la pureza.

 

Como una canción de cuna

Como una canción de cuna, los sonidos del bosque al anochecer sosiegan mi corazón de las tribulaciones del día.

 

Humilde reflexión

Humilde reflexión de vuelo: la sombra del pájaro dibujada en la tierra.

 

Existió en otro tiempo

Existió en otro tiempo un lugar donde cada pétalo era enterrado en una pequeña tumba de cristal.

 

Ser con todo el Universo

Ser con todo el Universo, tránsito, metamorfosis, movimiento.

 

Image by enriquelopezgarre from Pixabay

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

y Luz Cultural

Editor y director. de Luz Cultural Magazine, un lugar de encuentro para escritores, artistas, poetas, y comunidad en general.

    Encuentra más sobre mí en:

  • facebook
  • pinterest
  • twitter
  • youtube

Sin comentarios a “Julia Otxoa ( San Sebastián, 1953 )”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.