Julio Cortázar – La autopista del Sur



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Julio Cortázar – La autopista del Sur

Cuando escucho las noticias de la radio o en los soporíferos telediarios, el estado de las carreteras y las interminables caravanas, recuerdo el cuento de Julio Cortázar La autopista del Sur, Una narración para gozar participando  en la aventura viva y amena de una realidad de  agudo  planteamiento, sobre esos kilómetros  como largas serpientes metálicas habitadas por el consumo de la especie humana en las autopistas. Y la verdad, estoy convencido, que si todos los que conducen los fines de semana y en los puentes, llevaran  consigo junto a la documentación reglamentaria esta corta historia entre la ficción y lo real le serían menos sufridos esas largas esperas.

El relato de Cortázar resulta ser un perfecto retrato actual sobre las interminables caravanas automovilistas paralizadas horas y horas, donde las relaciones humanas de la sociedad de consumo teledirigido muestran su más variado abanico de comportamientos. El virtuosismo mágico  literario del mejor Cortázar, nos invita a ser observadores de todo un banquete sociológico ante el gigantesco atasco provocado por el embotellamiento de lo más  usual, que refleja el comportamiento social de nuestra sociedad consumidora. El embotellamiento en la autopista entre Fontainebleau y París, un domingo por la tarde, cuando el regreso a la gran metrópoli.

Personajes prisioneros de sus propias Máquinas devoradoras de kilómetros abocados a ser inquietos o  complacientes  víctimas. Resignados propietarios que  consumen el tiempo entre chapa y plástico,  motores apagados sufriendo el desasosiego de una serpiente estática protagonizada por seres humanos,  que puede estar a punto de pasar del alboroto a lo explosivo u optar por el diálogo vecinal y la capacidad imaginativa de algunos de los apresados. Narración realista en la que van surgiendo los problemas y conflictos entre las personas  esclavas de sus hábitos consumistas, bien alimentado por el poder del Gran Timonel, mago absoluto para vender como calidad de vida el más alienador despropósito construido y costeado por los propios consumidores, víctimas inocentes de este cuento de carretera sacado del libro “Todos los fuegos el fuego” dirigido por un narrador cuyo contar narrativo alucina.

Largas horas de espera compartiendo noticias que pretenden ser creídas a modo de consolación  anunciando que pronto quedaría todo solucionado. Cuando todo lo que se ha avanzado en una tarde han sido cuarenta metros, corta distancia ganada al fin de la tragedia de tensiones  y desequilibrios, nerviosos paralelos de  risa y bonachona convirtiendo en gran cotarro en una obra divertida. Tarde colapsado el tráfico que impide avanzar porque en algún punto de la carretera ha tenido que producirse un accidente de altura por lo que en el transcurso de las horas los viajeros van conociéndose con lo que alejan la explosión de una espera que parece interminable.

Y se acerca el anochecer, el sofocante calor parece que disminuye,  la columna ya no avanzaran ni siquiera  otros cuarenta metros que despierte un mínimo de esperanza del deseo de escapar de la prisión con un rayo de esperanza caído del cielo, pero el cielo en este caso no quiere saber nada de la tierra. Los alimentos empiezan a escasear, nadie había previsto en este inocente  viaje fin de semana carnaval idílico consumista  pudiera suceder. Personas mayores se ponen enfermas, unas monjas hacen lo que pueden atendiendo con su bondad y caridad sin tener que rezar y viendo como hacen el amor parejas a atrevidas.  Se respira una cierta solidaridad y cada persona o familia aporta algo, solo los niños juegan y piden agua mientras la noche llega, la mayoría duerme en sus coches, otros se tumban en la hierba, Hay amores pero no matan, brotan las relaciones, las direcciones intercambiadas y la prisa por llegar al dulce hogar, ducharse y comer. Han sido unos días largos que comentarán el trabajo, tomando una caña en el bar del barrio. Es nuestra sociedad y la sangre no llega al río. El consumo tan políticamente se ha llamado “bienestar social” hace de mago Merlín. No sería un error vender este embrujador cuento de La autopista del sur, en las gasolineras, como pieza de recambio.

 

Francisco Vélez Nieto

 

Francisco Velez Nieto

Acerca de 

Francisco Vélez Nieto, Escritor, poeta y comentarista literario. En verso tiene publicados los libros “La otra historia de siempre”- “Excepto la derrota”- “Nueva Poesía Sevilla” “Memoria ante el espejo” – “Itálica y otros poemas” VI edición – “Poesía Unida”. – Los cuadernos: “Poetas en el aula”, “Poetas y humanistas”, “Cuadernos abiertos”. “De soledades y desencantos, Aura de luz y agua. Prologuista y editor de las antologías:”, “Antología del Olivo”, “Poetas en bicicleta”, “Poetas en Sevilla”, “El Aljarafe y el vino” “La caricia del agua” y coordinador de Las luces del agua (Ánfora Nova 2011) “El vino y la poesía” (Ediciones Guadalturia 2011, Universos del vino
En prosa, “Itálica y el Monasterio de San Isidoro del Campo (Guía para el paseante 3ª edición). Guía oCulta del Parque de María Luisa. (Paseo secreto entre glorietas y poetas) Crónicas Literarias 2015 (Volumen I)
Es coautor en varias obras. Incluido en las antologías “Itálica Famosa” “Nueva Poesía Sevilla”, “Soleares”, “Poetas en Sevilla”, “Homenaje al soneto”, “El ultraísmo”, “Homenaje a la Generación del 27” “Homenaje a Juan Ramón Jiménez (Ateneo de Sevilla) “El Aljarafe y el vino”. “Un salto a la vida” (Visiones y pensamientos).
Presidente de Honor de la Asociación Colegial de Escritores de España en Andalucía.
Premio Mecenas de la literatura “Manuel Altolaguirre” Año 2014 de la Asociación Colegial de Escritores de España-Andalucía.
Ha sido el coordinador de Espacio Poético 2015
Francisco Vélez Nieto

Tags:

Sin comentarios a “Julio Cortázar – La autopista del Sur”

añadir un comentario.

Deja una respuesta