Katarina Lavmel



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Katarina Lavmel es el seudónimo artístico de Katarzyna Nazaruk, poeta, animadora cultural y profesora de lengua polaca. Diseñó y organizó dos ediciones de la Fiesta poética en Kobylnica y siete ediciones del concurso poético para estudiantes de secundaria en la región de Słupsk, en Polonia.

Autora de volúmenes de poesía: Żona Beduina (Esposa de un beduino – Bydgoszcz, 2011), Szept i przestrzeń (Susurro y espacio – Varsovia 2014), Anturaż (Entourage- Poznan, 2019).

Ha publicado sus poemas en antologías y revistas: “Topos”, “Aktant”, “Liry Dram”, “Poezja dzisiaj”, “Angora”, “Mroczna Europarodkowo-Wschodnia Europa”, “Kontury”, “Powiat Słupski”. Ha participado en varias reuniones de artistas y festivales de literatura en Polonia y en el extranjero. Es miembro del Gdańsk Poets Club y de Grupa Literyczna “Na Krechę”. Recibió la beca de la alcaldía de Słupsk, en el área de cultura en 2011.

Actualmente vive en Portugal, un país que le fascina.

 

Traducción de Santiago Aguaded Landero.

 

No te esperaban…

Katarina Lavmel

te conocí hoy con mis propios ojos

revisé archivos, fotos y e-mails

vagué por las espadañas de los mensajes

te miré en las retinas como un pez en las branquias

y pensé: saludable

 

labios rosados como huevas en una cueva

prometían mucho

el cuerpo en equilibrio con la mente

 

antiguamente en el mercado veneciano

los padres ponían a sus hijas a la venta

un comercio… en nombre de su felicidad

ahora  ellas mismas se venden voluntariamente en subastas

con unos pocos clics e ingenio en photoshop

 

te conocí hoy con mis propios ojos

atravesé los caminos

(de voluntades y veneraciones)

los olores que quise sentir

hurgar en tu piel y en tu pulso

alejando la pelusa del vestido

acariciar la pulpa

extraer huesos con ternura

tocar la semilla de la promesa

 

te conocí hoy con mis propios ojos

hubo un vacío

aridez en una cáscara

como archivos de palabras bajo los maternales cuidados

de una cibermistificación

 

OCHO

por qué el tango no tiene límites

principio o fin

¿quizás porque es un sistema binario?

(como un oso y una bailarina)

no conoces más que algunos pasos

pero él te hace girar sin escrúpulos

das vueltas

destrozada como un tacón como un billete (¿)

sin aliento

sucumbes como una docilidad de un peluche

ojalá conducida seducida por el destino

 

con la danza marcaremos el instante

el brillo de las pupilas

el aliento del vuelo del colibrí

 

creo

que lo importante es estar en tus brazos

 

Y para qué … estas despedidas buscan espacio

y laberintos al principio tan grandes como el universo

el silencio que ‒al nacer‒ resuena

y toma como sirvientes sus decibelios

 

y los instantes estériles conspiran en tu cabeza

contra la facilidad y ser despreocupado

de facto: estás conspirando contra ti mismo

crees que no son tuyos sino de la televisión

pero todo lo que tienes que hacer es dar vueltas

mirar los fantasmas a los ojos

y recordar que cada final

es un comienzo violentado

 

vives de alguna manera sintiendo

que el Triángulo de las Bermudas ha dejado escapar

el gorrión y el cisne, tus querubines.

 

Image by Alain Audet from Pixabay

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 3.7 / 5. Recuento de votos: 3

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

y Luz Cultural

Editor y director. de Luz Cultural Magazine, un lugar de encuentro para escritores, artistas, poetas, y comunidad en general.

    Encuentra más sobre mí en:

  • facebook
  • pinterest
  • twitter
  • youtube

Sin comentarios a “Katarina Lavmel”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.