La grandeza simbólica y hermética de la catedral de Notre Dame es el emblema sagrado del cristianismo occidental



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

La catedral de Notre Dame se construyó en el extremo oriental de la Île-de-la-Cité, en el sitio del antiguo templo pagano dedicado a Júpiter. La primitiva iglesia medieval surgió ya en el siglo IV, dedicada a Santo Stefano, el primer mártir cristiano. La reina de las catedrales, ahora en llamas, siempre ha conservado un gran conocimiento, oculta e impresionada en su arquitectura a través de la sugerencia de su lenguaje hermético. Un libro de piedra adornado que en los portales, en las ventanas, en las estatuas es una colección rara de símbolos alquímicos. De los misteriosos significados místicos, religiosos, filosóficos. El asombro de los elegidos que siempre lo han sabido se combina con la emoción de todo el mundo que es testigo de la destrucción de un emblema único y sagrado del mundo cristiano. 

Fulcanelli, autor de “El misterio de las catedrales”, escribió y comenzó:
“Finalmente estás en posesión del” Tesoro de los Tesoros “… Después de todo, lo has merecido con razón con tu inquebrantable fe en la Verdad, la constancia de tus esfuerzos profusos, la perseverancia en el sacrificio y, sobre todo, con tus buenas Obras.

Esto confirma mi certeza de que el fuego se extingue solo cuando se completa el Trabajo y toda la masa teñida impregna el vidrio que, desde la decantación hasta la decantación, permanece, al final, completamente saturado, llegando a ser luminoso como el Sol. “Profecía visionaria hoy. podríamos decir que de los Fulcanelli yuxtaponen el trabajo de piedra completado al final de un ciclo, nada casual si entre la miríada de gárgolas que adornan las cimas de las torres, una característica de la catedral parisina es la figura llamada “del Alquimista”, una Filósofo, que en una actitud de reflexión, examina el horizonte frente a él, y viste al pequeño frigio, un típico símbolo masónico vinculado a los antiguos legados de la diosa Cibeles y su amante Attis, así como a los cultos mitraicos.

Victor Hugo definió Notre-Dame de Paris, “un jeroglífico completo, la síntesis más satisfactoria de la ciencia hermética”. Esta obra divina más humana, expresión de la arquitectura gótica, fue construida para preservar los secretos cristianos que no pueden ser comprendidos por todos, que constituyen una verdadera enciclopedia completa, un depósito de misterios y un punto de conjunción entre el mundo de la manifestación y aquel. de la trascendencia.

La fachada occidental, flanqueada por los campanarios gemelos, muestra la imagen de la letra H correspondiente a la edad griega (Η, η) del dios solar Helios y al hêt (ח) hebreo del nombre de Elías. El símbolo de la luz es común y alude a la conexión entre la tierra y el cielo, omitiendo la numerología del 4 y 8 al que se refiere.

El portal central de la fachada occidental, después de numerosas restauraciones y reconstrucciones, está agotado de la mayoría de los símbolos, pero en el pilar central estaban presentes las alegorías de las ciencias medievales, incluida la Alquimia, que se destaca frente al cementerio en un lugar de honor. Representada como una mujer sentada en un trono con la frente hacia el cielo, toca las nubes y lleva un cetro en su mano izquierda (soberanía) y dos libros en la derecha, uno cerrado (esoterismo), el otro abierto (exoterismo).Tiene una escalera de nueve pasos entre sus rodillas, scala philosophorum, un símbolo místico ascendente que eleva al hombre a través de la transformación hacia lo Divino y una comprensión del arte.

Al mirar hacia la puerta central, fuera de los largueros, emergen cuatro bajorrelieves; el sacrificio de Abraham, Job en el estiércol, San Cristóbal cruzando un arroyo, finalmente un hombre en una torre, intentando lanzar flechas hacia el Sol. Para muchos, esta última figura es Nimrod, constructor de la Torre de Babel, quien después de haber luchado La humanidad está impresa en el acto de desafiar a Dios.
Para los hermetistas, estas figuras bíblicas encarnan la búsqueda de la Piedra Filosofal donde Abraham es el emblema de la obediencia, el trabajo del dolor, San Cristóbal de la caridad y Nimrod del deseo de poder, adversario hostil de los practicantes del Arte. En los lados del portal, una serie de doce bajorrelieves muestran, en forma de símbolos encerrados en medallones y con el apoyo de tantos personajes, las fases evolutivas de la Gran Obra Alquímica. En la fila superior emerge el Cuervo negro que representa la fase “Putrefazione” o “nigredo”. La serie concluye con el emblema del Pentágono, una referencia alegórica al Athanor, y a la figuración de la Piedra Filosofal.

El portal de la entrada principal, en una posición central, se llama “Portal del Juicio Final” y se refiere al tema de los bajorrelieves de la parte superior. En el arquitrabe, en particular, podemos ver la representación de la resurrección de los muertos de las tumbas, anunciada en ambos extremos por ángeles tocando la trompeta. En el área inmediatamente superior, San Michele Arcangelo y Satanás colaboran amigablemente en el pesaje de las almas, que se dividen entre benditos a la izquierda y condenados a la derecha, mientras que el diablo trata ambiguamente de cambiar el peso de su parte. La psicostasia o psicoestasis en varias religiones antiguas que pesaban almas “(gr. Ψυχοστασία), una forma de juicio divino, era conocida en el antiguo Egipto desde el Libro de los Muertos y en función escatológica, estaba presente, incluso en el zoroastrismo, por lo que se lleva a cabo en presencia de Mitra, y en el islamismo. En el judaísmo del Antiguo Testamento encontramos expresiones alusivas que se refieren a personalidades vivas.

La puerta de Sant’Anna tiene los extraordinarios acabados de hierro forjado que, según una leyenda, fueron hechos por un herrero y un alquimista francés llamado Bicornette (es decir, bicorne). Para hacer su trabajo irrepetible, el herrero hizo un pacto con el diablo, vendiendo su alma a cambio de la realización de las tres cercas encargadas para cada portal. El diablo, sin embargo, solo pudo terminar uno y estaba furioso por el engaño, maldijo el portal correcto, para que nadie pudiera cruzarlo más y luego voló a la parte superior del arco, convirtiéndose en el ave de presa de piedra a la entrada del arco, que supervisa a los que han cruzado esa puerta durante más de 9 siglos.

Aún más alto, está el juez de Cristo sentado en el trono; en sus lados hay dos ángeles, con algunos símbolos de su pasión, la cruz a la derecha, la lanza de Longino y las uñas a la izquierda. Al final, la Virgen María y San Juan Bautista se arrodillan. En el pilar central, debajo de la estatua de Cristo llamada “le Beau-Dieu” por Adolphe-Victor Geoffroy-Dechaumel, algunos bajorrelieves representan las Artes Liberales.

El portal izquierdo, llamado “de la Virgen”, muestra un simbolismo vinculado a la astrología con relieves dedicados al zodiaco y la sucesión de meses y estaciones del año. En el pilar central se encuentra la estatua de la Virgen con el Niño; sobre ella, en el arquitrabe, se representa el Arca de la Alianza, como para subrayar el vínculo con María, quien, actuando como intermediaria entre el hombre y Dios, constituye el nuevo signo de la Alianza. Bajo sus pies, en cambio, un bajorrelieve muestra la tentación de Adán y Eva en el Paraíso terrenal. A unos cincuenta metros de la entrada de la catedral, en el pavimento de la plaza, un semental octagonal dorado, alberga una estilizada Rosa de los vientos. Rodeado por una losa circular de piedra, dividida en cuatro cuadrantes, cada uno de los cuales muestra un fragmento de la frase “PUNTO” “ZÉRO” “DES RUTAS” “DE FRANCE” (Punto cero de las carreteras de Francia). El marcador geográfico exacto a partir del cual se calcula cada distancia entre las ciudades francesas no debe confundirse con el punto geodésico de Notre-Dame, ubicado en la torre de la catedral. El Punto Cero parisino también tiene un valor simbólico, ya que se erige como un principio de mediación entre el Hombre y Dios leído simbólicamente por Gnosticismo como Sofía, Sabiduría Divina, el principio femenino también llamado “Femenino Sagrado”.

Esta estrella alquímica polar obtenida del octágono trazando sus principales diagonales, siempre identifica herméticamente a la Diosa Madre. Era el emblema de la diosa púnica Ishtar, era de Astarthe y sufrió una transfiguración, con el advenimiento del cristianismo, en un símbolo mariano. Capas y lenguajes transversales de las culturas, religiones y teosofía que surcan los siglos en la Virgen de París envueltos en el fuego infame. Una herida infligida en el libro de libros alquímicos del cristianismo. El libro de piedra que conserva el juicio universal ardiente está dando esa señal aún críptica a muchos que no pueden ser ignorados por el Occidente cristiano, en un profundo lamento por la Reina de las Catedrales.

 

Melinda Miceli Critico D’arte

 

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 3

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Melinda Miceli

Melinda Miceli nació en Augusta el 07.01.1974, vive en Siracusa. Después de completar sus estudios clásicos y universitarios, comienza a viajar y aprender sobre tierras lejanas, como África e Irlanda, lugares que estarán impresos en lienzos en obras de paisajismo. Su inspiración multifacética, al no encontrar la totalidad en la expresión pictórica, se convierte en versos antropológicos y de amor; publicó en 2001 la primera colección de poemas titulada “La vida de las pasiones” en la que quería sugerir con simbolismo refinado los aspectos de la moral social decadente, vislumbrando el sufrimiento del intelectual que se refugia en los elegantes placeres del viaje y los hermosos versos. La segunda obra “Il lago di Lentini” es parte de la línea de “literatura naturalista”, un ensayo histórico-artístico e hidrográfico rico en sugerencias literarias y poéticas, Leer más
http://melindamiceli.altervista.org/?doing_wp_cron=1556778791.0257339477539062500000
https://www.youtube.com/watch?time_continue=387&v=V43NYAdQdMs
https://yt2fb.com/video/il-coraggio-di-essere-donna-intervista-a-melinda-m/?fbclid=IwAR0Paz4ePaJ3SxNgcGi08E3LJzXTDOtvb3D8REmv3LS26sOC4F5Bz9U9K3s

Sin comentarios a “La grandeza simbólica y hermética de la catedral de Notre Dame es el emblema sagrado del cristianismo occidental”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.