La sorprendente biografía de Ibn Firnas



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

La sorprendente biografía de Ibn Firnas

ABU AL KASIM ABBAS IBN FIRNAS IBN WARDAS, también conocido como ABBAS IBN FIRNAS, nació en Ronda (Málaga) en 810.

Poeta, astrólogo, alquimista y músico. Abbas Ibn Firnas ( CÓRDOBA ESPAÑA,810-887), es uno de los personajes más curiosos y extravagantes.   Destacó en tantos y tan variados campos del saber que fue llamado Hakim Al Andalus (el sabio de Al Andalus). Es, en todo caso, un espectacular exponente del desarrollo cultural que tuvo lugar en estas tierras con la entrada de las ideas orientalizantes portadas por el Islam.

Hombre de una extensísima cultura, abarcó casi todas las disciplinas, tanto en el campo de la creación literaria como en el de la investigación científica. Fue muy versado en las letras, que abarcaba los más diversos conocimientos, en el que abundaban las anécdotas históricas, juegos de ingenios, cuentos, etc.

Era uno de los hombres de mayor sagacidad y penetración para captar los conceptos sutiles y los secretos de las bellas artes, conocía perfectamente el arte de la música, tocaba el laúd y cantaba acompañándose de él; era filósofo agudo, poeta maestro experto en la ciencia de la astrología; practicó en la magia blanca y como alquimista; tenía una gran destreza física y sobresalía en los juegos de prestidigitación más complicados.

Para el historiador andalusí Ibn Hayyan, que fue quien le llamó “Hakim Al Andalus”, fue uno de los sabios más importantes, pero de entre todas las actividades que abarcó a lo largo de su dilatada vida hubo una que le dominó y a la que le dedicó lo mejor de sí: la poesía y la astrología.

 En una ocasión llegó a la corte un manuscrito titulado Kitab al-Arud (El libro de la métrica), escrito por al-Jalil ben Ahmad, filólogo oriental, maestro de la escuela de Bagdad. Los gramáticos intentaron descifrarlo y él en muy poco tiempo lo desentrañó y se lo explicó. Desde entonces y gracias a él se introdujo la prosodia de Jalil en al-Andalus.

A los príncipes les gustaban de rodearse en sus cortes de un tropel de poetas-astrólogos, especialmente Abd Al Rahman II.

Ibn Firnas inventó una fórmula para la fabricación del cristal obtenido de elementos minerales, que se puso en práctica en los hornos de Córdoba, y que revistió una innegable importancia para la industria del vidrio en Al Andalus. Utilizando sus conocimientos de astrología construyó, valiéndose de una técnica original, un reloj anafórico que regaló al emir.

También construyó, valiéndose de sus conocimientos matemáticos, astronómicos y físicos un planetario en vidrio que simulaba la rotación de las estrellas, que iba acompañado del ruido de los truenos y el resplandor de los relámpagos y a su voluntad ponía el cielo nuboso o despejado.

Regaló al emir una esfera armilar, la primera documentación de este instrumento astronómico que existió en al-Andalus, consistente en varios círculos, realizados en vidrio, en cuyo centro se encontraba una pequeña esfera que representaba la Tierra. Sirvió, de forma aproximada, para realizar observaciones astronómicas dirigiendo los diferentes círculos según el plano de los círculos celestes.

Al heredero le obsequió con una clepsidra que llevaba autómatas móviles. Con ella podía determinarse la hora cuando no había sol ni estrellas que pudieran servir de guía, por lo que facilitaba su uso de día y de noche. Resultaba de suma utilidad para fijar las horas de la oración, ya que los cuadrantes o relojes de sol no podían utilizarse en todos los casos.

Este reloj era una complicada máquina que utilizaba agua como líquido motor, a la que cerraban o abrían el paso una serie de válvulas y servía para dar la hora tanto de día como de noche. Las esferas armilares, por su parte, se utilizaban para realizar cálculos y observaciones astronómicas aproximadas, orientando los círculos del instrumento según el plano de los círculos celestes.

Fue el primero en utilizar en toda la Península Ibérica las tablas astronómicas de Sinhind, de origen hindú, que más tarde resultarían básicas en el desarrollo de la ciencia europea y se estudiarían como asignatura del Quadrivium, en las universidades medievales.

Tenía en su casa un planetario en una sala de su propia casa que representaba la bóveda celeste y ambientarlo todo con efectos sonoros y visuales que simulaban los distintos agentes atmosféricos: la tormenta, el rayo y el trueno.

Pero la hazaña mayor fue la de ser el primer hombre que voló.Vemos, pues, que se anticipa en el intento seiscientos años con respecto a Leonardo da Vinci que fue considerado como el primero en llevar a cabo esta hazaña.

Fue precisamente en Córdoba en el año 852 que realizó un salto desde la torre de la mezquita provisto de una especie de alas de madera. Fue uno más de esos ensayos que por poco acabó en desgracia, pero mejoró la técnica y partir de la observación del vuelo de las aves ,construyó un armazón de madera forrado de seda. En lugar de hacer unas alas o una capa grande, como se había hecho hasta la fecha, Ibn Firnas construyó un planeador de verdad. Una auténtica ala delta con aparentemente algún mecanismo para controlar el vuelo.

Finalmente Ibn Firnas realizó la prueba desde una colina de la Arruzafa (en los arrabales de Córdoba

Logró permanecer largo rato en el aire y planeando recorrió alguna distancia, pero los problemas surgieron en el momento del aterrizaje, ya que no acertó a maniobrar adecuadamente y cayó con cierta violencia en el suelo. A aunque el aterrizaje fue malo (se fracturó las dos piernas), el vuelo fue globalmente un éxito, permaneció en el aire una decena de minutos. Fue ampliamente observado por una gran multitud que él mismo había invitado de antemano. Comprendió después su error: tendría que haber añadido una cola a su artefacto.

Por este intento, a Ibn Firnas se le reconoce como unos de los precursores de la aviación.

Corregido este defecto, siguió realizando vuelos ante numeroso público e incluso ante la corte omeya. El eco de este vuelo trascendió durante muchas generaciones e inspiró la poesía española del Siglo de Oro.

De esta forma, Ibn Firnás se convirtió en el primer hombre que intentó volar, adelantándose varios siglos a Leonardo da Vinci, en el siglo XVI, y a Diego Marín Aguilera, que lo hizo en 1793 en España.

Pero recibió  críticas muy duras de sus colegas, principalmente de su acérrimo enemigo, Mumin Ibn Said, quien le dedicó una sátira en la que figuraba este verso:

¡Quiso aventajar al grifo en su vuelo,
y sólo llevaba en su cuerpo
las plumas de un buitre viejo!

Fue el creador de una escuela de mecánica; la primera que se abrió en al-Andalus y, posiblemente, en Europa, con patrocinio y mercenazgo  de Abd al-Rahman II. Esta fue la primera escuela importante que se inició en Córdoba pero no la última, ya que en el siglo X se abrió la primera en Europa de medicina y el libro Kitab al-Tesrif, del médico cordobés Abulcasis, sirvió de texto en las escuelas y luego en las universidades europeas.

Todo lo que se ha relacionado anterior-mente muestra que era un buen ingeniero porque dominaba las matemáticas, la física y otras ciencias, sabía aplicarlas en las diferentes tecnologías y transformaba su conocimiento en algo práctico en beneficio del bien común.

Murió hacia el año 887.

Hoy día un cráter de la Luna de 89km de diámetro que lleva su nombre. Las coordenadas son : 6.8ºN,122,3ºE

En Ronda, su ciudad natal, se ha inaugurado un centro astronómico con su nombre.

Asimismo  en Córdoba, un puente sobre el río Guadalquivir y en cuyo centro se encuentra la figura del erudito andalusí.

El ingeniero de la obra es José Luis Manzanares Japón.

 María Teresa Bravo Bañón

Fuentes

 Abbás  Ibn Firnás. EL SABIO DE AL-ÁNDALUS ,Antonio Rafael Acedo, EDITORIAL LA SERRANÍA

http://www.tecnicaindustrial.es/TIFrontal/a-5480-el-cordobes-abbas-ibn-firnas–creador-primera-escuela-mecanica-europea.aspx

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 4.8 / 5. Recuento de votos: 4

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Un comentario a “La sorprendente biografía de Ibn Firnas”

  1. Anónimo dice:

    Muy interesante la vida y obra de este legendario personaje Ibn Firnas en la historia de España .Han pasado muchos años desde que estudiamos ,esa parte de cultura que dejaron los musulmanes como Abderraman III que recuerdo haber estudiado de niña ,todos dejaron parte de su cultura ,y me ha gustado que lo hayas sacado del olvido ,perteneciendo a esa élite cultural y de investigación

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.