La única noticia es la poesía



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

La pervivencia ejemplar de la poesía en cualquier sociedad y tiempo la convierten en símbolo de indómita resistencia frente a quienes ansían liquidar lo poético de la vida.

            Pensar la fugacidad que somos: sencillamente de paso, como aves migratorias. El presagio del estío será la advertencia en invierno. Quizá no volvamos a ver a aquel anciano que dormita en el banco de la plaza, amparado por la sombra benefactora del naranjo amargo, y que forma parte de nuestra cotidianidad a pesar de desconocer su nombre. Es el anonimato de la coexistencia. La mirada reposa y rebosa finitud. La veracidad de la emoción es irremediable. Tamiza el pormenor que nos habita de forma extraña y rezuma nostalgia. En la poesía el tiempo no sucumbe al tiempo, sencillamente comparte su soledad. La íntima soledad renacida en cada nueva lectura, en la geografía lírica que exploramos sin mapa ni brújula, a pensamiento y sentimiento gentil. Ese acontecer que súbitamente nos interpela y ante el que guardamos silencio, porque escuchamos en los del poema la reverberación de los nuestros. Juan Gelman abrevia este sorbo y lo degusta, “En la poesía se escuchan los silencios. Y eso es también realidad del hombre”.

La poesía es estancia de la memoria que huidiza deja un rastro apenas perceptible. Un indicio que a modo de resplandor parpadea un brevísimo instante de luz para entrever el lenguaje, siempre renovador y revelador que contiene y expresa: “no hay poesía sin sociedad, pero la manera de ser social de la poesía es contradictoria: afirma y niega simultáneamente al habla, que es palabra social; no hay sociedad sin poesía, pero la sociedad no puede realizarse nunca como poesía, nunca es poética. A veces los dos términos aspiran a desvincularse. No pueden. Una sociedad sin poesía carecería de lenguaje”. La palabra enuncia el mundo. La palabra poética le insufla espíritu. Octavio Paz dialoga con la palabra y, a través de ella, lo hace con aquél. El poeta no escribe, intuye la escritura. Primero es el signo, luego la expresión, más tarde el viaje a lo desconocido. El mensaje encerrado en una botella que arriba a la playa, hasta que su hallazgo circunstancial encienda una mirada desconocida.

Francisco Basallote hace cantar al silencio. La edición de su reciente obra Hasta el cantil del viento (1987-2013), vasto y luciente recorrido en un

Francisco Basallote

Francisco Basallote

periodo que comprende más de 25 años de creación poética, atesora el genuino ejercicio e introspectivo testimonio de belleza consciente. La riqueza de imágenes no se superpone al lenguaje. Lo dota de responsabilidad. Es decir, lo hace trascendente al desatender los espejismos de modas pasajeras y ceñirse al compromiso profundo de un eco que mana autenticidad. Su palabra abunda en el misterio y presagio del alma, favoreciendo ese lugar de acomodo reposado, reflexivo y contemplativo en el que la conciencia poética arbitra su lugar en el mundo para designar el don de la levedad. Esta obra antológica es testimonio de un tiempo que se escribe en el cielo de la mirada del poeta, desde la que nos invita a desposeernos de todo aquello que no sea esencial. Y siempre desde tres principios poéticos irrenunciables: sencillez, claridad y emoción.

Labio sobre labio. Medida de existencia que hace lo indecible para renunciar a la estirpe de malogrados deseos que componen nuestra humanidad. La poesía nos reduce a lo que somos; sólo eso, tanto como eso, nada más que eso: febril y desconsolada soledad que respira en su propia herida y clama la pérdida. Francisco Basallote construye un universo polifónico donde la sílaba viva que éste representa y que señala Peter Sloterdijk, se repite hasta elaborar un registro de la memoria y de la conciencia. Memoria del tiempo y conciencia del mundo para desandar el lenguaje y balbucear de nuevo ante la experiencia vital. “Tiempo fuera del tiempo, un poema atestigua dolorosamente la fugacidad de lo visible y de lo vivido y también la alza en su frágil plenitud”. Antonio Muñoz Molina mira a los ojos de Juan Ramón Jiménez, “Y para recordar porqué he venido, estoy diciendo yo”. Nombrar en primera persona el desamparo. El poeta vejeriego lo arrulla para que concilie el sueño: “Si como un reptil / se te enrosca la emoción / al árbol de las lágrimas / al poner los pies en este umbral / no lo hagas porque evoques los días del limbo / hazlo precisamente / porque es triste / que el único destino de las puertas / sea cerrarlas…” Con esta obra antológica de más de 350 páginas, nos revela la cadencia de su paso paciente y sereno, alejado del murmullo vocinglero y presencia escaparatista. Holla la senda ignota del ensordecedor silencio. Silencio que es tránsito poético en el enigma que apela a nuestro entendimiento, celosía que preserva la intimidad “Sólo el tiempo escribirá la clave / sobre el azul, abierto, casi libro / para que puedas descifrar el cielo”. Entonces, entre el sonido monocorde de lo previsible y la percusión confusa que agita y descompone nuestra abigarrada naturaleza, la esencia intacta: sólo el tiempo principia el poema. Lo designa sin edad. Un tiempo siempre nuevo, aún por llegar, todavía desconocido. Implícito en el titular persistente que escribió Ezra Pound, “La única noticia es la poesía

 

Pedro Luis Ibáñez Lérida

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Pedro Luis Ibañez Lerida

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. España.

Poeta. Articulista, crítico y comentarista literario en diversos medios de comunicación. Miembro de la Asociación Colegial de Escritores de Andalucía y representante de esta entidad en la provincia de Sevilla. Miembro del Consejo de redacción de la Revista de Literatura Nueva Grecia y coeditor de Ediciones En Huida. Pertenece al Centro Andaluz de la Letras -CAL-.

2 Comments a “La única noticia es la poesía”

  1. Jesus dice:

    Al igual que “la única noticia es la poesía” quiero decirte Amigo Pedro: “los Poetas como tu, sois los que hacéis que la Poesía sea la principal y por ende la única noticia, al plasmar la Vida en Ella”
    Un Abrazo en la distancia para aunar afectos.

  2. Jesús Ginés Macías dice:

    Al igual que ” la única noticia es la Poesía” Amigo Pedro, los Poetas como tú, hacéis posible al dedicarle vuestro Tiempo, al plasmar vuestra Vida en Ella, lográis que la Poesía sea uno de los principales motivos para seguir Viviendo, pues mientras haya Vida habrá Esperanza y Siempre POESIA.
    Un Abrazo en la distancia que aúna Afectos. Jesús.

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.