Lo correcto, la indiferencia



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Lo correcto, la indiferencia

¿El enemigo número uno del pueblo? Pues mire, el enemigo número uno del pueblo, “políticamente correcto”, es el escarabajo de la patata.

Vincent van Gogh fue gran lector, poseedor de exigentes criterios  y autores. Con claridad escribía: “El soñador cae algunas veces en un pozo, pero luego dicen que se eleva”. Víctor Hugo, Shakespeare, Dickens, entre otros grandes clásicos fueron el sólido soporte en tan inquietante y accidentada existencia creadora. De todos ellos extrajo conceptos y formas, el compromiso del artista creador ante la sociedad tanto en la pintura como en la escritura.

¿El enemigo número uno del pueblo? Pues mire, el enemigo número uno del pueblo, “políticamente correcto”, es el escarabajo de la patata. Corren tiempos impregnados de miserias revestidas de oropeles  consumistas, porque el pobre siempre mirará sufridamente y con dolor como pasa un hombre con un pan al hombro, mientras él no tiene unas migajas que llevarse a la boca. Tampoco cómo se podría rascar un piojo un rico que nunca ha vivido en una choza, cuando el pobre no da basto de matar los suyos en tiempos difíciles. Luego no pedirle al humillado que hable de Picasso. Tampoco del Universo.

No pierdas el tiempo escuchando conversaciones donde hablan con fuerte tono para que sean oídas las opiniones por todos los contertulios. Sólo contienen la vaciedad de quererse escuchar a sí mismos. Cuando alguien habla de política con énfasis y pretende mostrar que no es “ni de un bando ni de otro”, desconfía de él, pues está haciendo propaganda de su partido. Y posiblemente éste sea ultraconservador. Tal como van las cosas en este país llamado España, no tardará mucho en que la verdad objetiva pase a estar mal vista y perseguida. Mientras el subjetivismo y la mentira descarada oficialmente se convertirán en credo de mentira  vulgarizada. A un considerable número de políticos españoles no es nada recomendable dejarlos en la cocina con un tarro de miel abierto, pues el engolamiento es insaciable, propio de su incultura voluntaria: mediocridad y exceso de estupidez ya la manifiestan con holgura y descaro.

Fortuna es la posibilidad de abordar la lectura de los cuentos de Julio Ramón Ribeyro (1929-1994), en los que se narra la vida y dolor de los de abajo. Esos que ahora, gente pagada, torciendo el idioma y la palabra denominan “los menos favorecidos”. Cinismo e hipocresía de los que ordenan y dictan las mentiras. Miseria de escribanos al servicio del poder que paga con el encargo de vestir al idioma como una Celestina depravada.

Sin imaginación no existe el riesgo. Sin riesgo no hay futuro. Luego se está condenado  a ser esclavo vegetativo de sus anodinas circunstancias. Alienado, sumiso a la voz de su Amo.  Pobres criaturas. Se puede perdonar al enemigo, pero no olvidarlo. No obstante al mal enemigo agua sí, elogios no. Vivo o muerto. Lo correcto, la indiferencia. Se llevaron la momia santificada que fue “Caudillo de España por la gracia de Dios”, del Valle de los Caídos, pero la sangre cuajada en la historia con el luto y llanto de las madres permanecerá para siempre en la mejilla.

© Francisco Vélez Nieto

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Francisco Velez Nieto

Sin comentarios a “Lo correcto, la indiferencia”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.