Magdalena Martín Rguez.



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Magdalena Martín Rguez.

Soy granadina afincada en Málaga.

He realizado estudios de teología; trabajé como técnico de laboratorio en la Estación Experimental La Mayora, perteneciente al CSIC.

Magdalena-Martín-RguezHe participado en proyectos poéticos colectivos, como la Academia Iberoamericana de poesía, Poetas a la Vera de la Cruz, Poetas en Bicicleta, del Ayto. de Sevilla, Homenaje al Vino de la Palma del Condado y otros; muchos de ellos de carácter social, como: Miradas sin Fronteras, Humanismo Solidario, y he participado en eventos como Patios para la Poesía, Ayto. de Archidona, Poetas por Ciudad Juárez, Grito de Mujer y otros, así como en prensa y radio.

Tengo publicados tres libros de poesía: “Diario de un Sueño”, 2004, editorial Alhulia: con prólogo de Manuel Salinas; “Desde el Alféizar”, 2014, Eds. Anaquel, con prologo de Francisco Ruiz Noguera y “Las figuras del Belén”, con Prólogo de Encarnación Laguna Conde. Actualmente trabajo en un cuarto poemario con el título “El Cielo Vigía”.

separador2

LOS ALMENDROS

Por la misma fecha
florecieron olvidadizos
los almendros,
primavera esculpida en la memoria;
copiosa lluvia de abril
lloró la tarde,
mas no quiso Cronos
detener su vuelta
y el gran teatro, prosiguió
la representación de su tragedia.

A LA ABUELA

Es más cómodo ahora y sin embargo
echo de menos, el largo
y empedrado pasadizo, el cántaro acarreado
de la fuente, la leche
al relente en la ventana
y las negruzcas tinajas del aceite.

Sigo añorando las manos cuidadosas,
que limpiaban la fruta cada día,
que cernían la harina y el azúcar;
que cuidadosamente colocaban
cada cosa en su lugar
correspondiente.

Hay una niña dormida, soñadora,
en este corazón ya decadente,
que aún recuerda los pasos
de la abuela, sus oraciones,
relatos y poemas.

(De Diario de un Sueño)

LOS SAUCES YA NO LLORAN

Los sauces ya no lloran.
Una firma, secó las últimas flores
del camino, que en las horas
nocturnas, recorrían los duendes.

Quizá nunca más se adentren mis ojos
en la espesura de los chopos,
en la hondonada del barranco.

Solo algún sueño desteñido
me transporta a aquel tiempo,
atenuando el miedo en la espesura,
amortiguando los riscos,
mientras paseamos
sobre la mullida alfombra
de amarillos otoñales.

DESDE LOS PUENTES DE MADISON

Desde “los puentes de Madison”
he tejido una historia de amores prohibidos.

Una falsa historia, donde
la ausencia de amor es el imperativo,
donde campa a sus anchas el deseo,
mientras la luna se mece, sobre el agua.

Vienes a mis días anhelando el trofeo
de mi cuerpo y yo
te necesito amor, de madrugada.

Y tú no estás. Tú permaneces
Siempre, ausente de mis noches.

 

CLAUSURA

Tú llegaste paseando tu figura,
y yo, una mujer, una luz
que se enciende al nuevo día,
contemplando un mar
verde turquesa, embravecido.

Alegre canta un ruiseñor.
Muy cerca el río se despeña.
Bajo tus pies y mis pies
el crujir de las cañas.
Alegre sinfonía la del agua,
que luego se desliza
y va tranquila por su lecho.

Giré la vista buscando tu figura
y vi tu rostro reflejado
en la alberca. Unos niños chapoteaban
en las aguas estancadas.

Clavamos tu mirada y mi mirada
en las alturas, y vimos doblegarse
la tormenta. Vimos levantarse
el arco iris y allí, donde
se pronuncia el ocaso de la vida,
allí, en donde todos somos
de la misma materia, allí todos
diremos la palabra CLAUSURA.

(Desde el Alféizar)

ESTÁN AHÍ

Están ahí, como el vecino
de la acera de enfrente, algo
más lejos, pero están
tan extraños como el propio vecino;
están, como el vecino
del medio oriente, donde
se vive, se sufre, a veces
se resigna, a veces se revela;
y se muere a veces indignado,
a veces inmolado.

Se muere, con dolor
o con rabia.

 

FOSA COMÚN

Dolor, resignación, tristeza,
o tal vez nada, o quizás sólo
la resignación de los que han de morir.

Sin más ataúdes ni aparejo,
que aquello que la tierra rechaza.

Y así, sumisos en la tumba,
sin atisbo de violencia o rebeldía,
los esqueletos reposan silenciosos.

Los muertos casi siempre callan.

(“El Cielo Vigía”. Inédito)

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

y Luz Cultural

Editor y director. de Luz Cultural Magazine, un lugar de encuentro para escritores, artistas, poetas, y comunidad en general.

    Encuentra más sobre mí en:

  • facebook
  • pinterest
  • twitter
  • youtube

Sin comentarios a “Magdalena Martín Rguez.”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.