Manuel Senra



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Manuel Senra
manuel_senraNacido en Arcos de la Frontera, pero desde muy joven resido en Sevilla, Profesionalmente, he tenido varios trabajos, aunque el más dilatado ha sido el de Director de Banca. Colaboro también en varios diarios digitales.
Escribo poesía, relato, ensayo y teatro (es último, infantil).
Premios: Finalista del Premio Internacional Miguel Ángel Pozanco. Juegos Florales de la Vera Cruz. Premio Alhoja. Premio Alfambra, etc.
Libro finalista del “Nicolás Hierro”.
Candidato al premio de la Crítica de Andalucía 2011.
LIBROS PUBLICADOS
OASIS PROHIBIDO, EL LIBRO DE AL SED, DIGNIPIRITUTIFLÁUTICO
ORTOGRAFÍA ESPAÑOLA, LO QUE ME DEJÉ EN LA NIEVE, inédito.

 LÁGRIMAS

Sé bien que hay otros mundos en la Tierra,

en el bello país donde los niños

brincan, cantan o trepan la cucaña,

y montan en lo alto de una luz,

o en escobas que hacen de caballo.

O navegando espacios infinitos…


Abultados estómagos que sufren

la pedrada del hombre en su memoria

Aquí sin pan, ¿por qué sobran las armas?

¡Tanta agua en el mar sin que se beba!

¡El hambre mata más que las espadas!

 

Y por la orilla de los ojos iban

las lágrimas gritando.

                       (De Oasis prohibido)


Regresar es volver en vuelo bajo

pisando incluso por los mismos huecos,

sin que las huellas, al andar, se borren.

Retornar a los ojos del recuerdo,

cayendo perfumada y lenta miel,

sobre los sueños que han crecido el mundo

cuyas raícen corren bajo tierra.

Volver es encontrarte de repente

la construcción del verso y su memoria.

 

Nunca regresa lo que no se ha ido;

pues si no vuelve es porque ya no  espera

una voz que lo llame. O sus pasos

se han olvidado de hacer el camino


Regresar el venir. Beber del agua

que mana de la fuente de una boca.

Oír la voz de la conciencia. El tiempo

justo de respirar aquel momento.

 

La vida junto a ti fue un mundo nuevo,

nacido de infinitos paraísos,

que se acabó justo cuando te fuiste.

La soledad va muy pegada al hombre,

y media luz comparte risa y llanto.

(Yo he visto un corazón hecho de besos).

 

             (De Oasis prohibido)

 separador[1]

LA CALLE

Dos aceras, dos vidas frente a frente:

lienzos de luz o cal a cada lado.

Camino por andar, camino andado,

yendo y viniendo repetidamente.

Canta la calle como dulce fuente,

con el ardor y ritmo de un soldado.

Gente que pasa o gente que ha pasado,

gente que viene y va continuamente.

 

La calle es una larga despedida

hacia una meta donde no hay frontera.

Un  lugar donde el pueblo se divierte.

 

La calle –en la ciudad-es una herida.

Un río que se acaba sin espera

del abrazo del mar cuando se vierte.

(De Antología personal)

 separador[1]

CON LOS HILOS…

Con los hilos de luz el árbol crece,

amarrado a la savia, y en la tierra.


(Pero si miro veo

que el cielo está más alto que los pájaros).

Mientras tanto,

solo veré la luz de las antorchas

en las llamas ardientes de la sed:

ese cercano infierno donde habita

la voz pequeña de tu lejanía…

Y los sedientos,

¿dónde clavan la cofia

de su raíz  sin savia, ya podrida?

 

¿Dónde, y quién pregunto

por qué has de ir tu sola, amor, tu sola,

hasta el desierto amargo de tu sed?

 

¿Quién riega, y con qué agua,

los pensamientos que mueven el mundo?

 

¿Dónde está Dios, y en qué raíz habita?

 

                    (De El libro de la sed)

 

 

Manuel Senra

Nacido en Arcos de la Frontera (Cádiz), vive en Sevilla, en cuya prensa local ha colaborado durante un largo período de tiempo, y participa activamente en la vida cultural de la ciudad.

Un comentario a “Manuel Senra”

  1. Anónimo dice:

    Hola, Manuel, soy Isabel Velasco. Acabo de ver por primera vez tu página, no sé si la visitas mucho, pero como en la dedicatoria que me escribiste en tu libro de gramática (el día que lo compré) decías: “Nos seguiremos viendo”, espero que nos veremos el próximo septiembre, viernes día 30, en el Círculo Mercantil, para asistir a la inauguración de mi exposición de pintura: óleos y acuarelas, además de cinco obras de mi padre, ya fallecido, obras que datan de alrededor de ochenta años. Ya en septiembre te enviaré la invitación, si me das tu dirección, te la envío a tu casa. Un abrazo. Isabel

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.

  • Poesía

    La Sibilla

    La Sibilla Se è vero che conoscenza è introiettata aveva udito le voci del destino escatologico...

    22-03-2019 | Leer más