Me perdí la belleza de la vida (II Parte)



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio.          Mahatma Gandhi

ME PERDÍ LA BELLEZA DE LA VIDA, De Mª LORETO SUTIL JIMÉNEZ (II Parte)

Empezó a trabajar de albañil, poco a poco, formó una empresa familiar de construcción con sus hermanos.  Culpó a su trabajo de la cantidad de alcohol que ingería: los tratos se hacían en el bar, los proyectos se hacían en el bar, las nuevas posibilidades surgían en el bar… sesiones interminables, vasos pegajosos, mezclas y mezclas, Jerez, coñac, anís…

Llegó un momento en el que no podía coger un ladrillo, ni un papel, sin haber ingerido antes alguna bebida. Trabajaba y sabía la cantidad que necesitaba de alcohol en la sangre para mantener un estado de ánimo adecuado.

Después de la jornada laboral empezaba y continuaba otra vida en el bar, en el pub o en el casino.

 Juan Antonio se puso novio con Isabel, toda ella dorada y gris azulada, una ricura.  Los padres de Isabel la advirtieron del problema, pero ella insistía en que no era cierto, que su novio no era alcohólico.  Isabel siempre ha estado enamorada de Juan Antonio. Se casaron. Ella nunca ceno en su casa, comía en la casa de sus padres. Su esposo pasaba las veladas fuera de la casa alternando… sus encuentros eran fugaces y romanticones. Cuando su padre y su madre le reprochaban la conducta de su esposo, recordándole también el gasto de dinero que traía consigo, ella seguía defendiéndole. De noche, al llegar a su casa le decía.

-Juan Antonio, amor bello, ¿tú crees que eres alcohólico?

-No, bomboncito de licor, si solo me he tomado una copilla, si lo más que he hecho ha sido hablar y también tomar refrescos.

– ¿Entonces dónde se va el dinero, tampoco dinero ganas en el negocio? –  continuaba el querubín preguntándole de forma afectuosa.

-Es que tú no entiendes, corazoncito, pero los negocios tienen muchos gastos.

Persistía mintiendo, pero los sentimientos, que no te dejan ver, hacía que Isabel, su hermosa mujercita de oro y con aroma a grosella, siguiera ausente de la realidad.

Tuvieron un hijo y una hija: Antoñito y Catalina. Ñito, como lo llamaba la familia, es larguirucho, tiene las piernas torcidas y anda con botas ortopédicas. Se cansa mucho al andar y se tiene que sentar con frecuencia. Su padre lo acostumbró desde pequeño a acompañarlo a los bares y ahora lo puedes encontrar a cualquier hora sentado en un banco con una botella, tomando no se sabe qué. Pese a todo siempre lo hallas con buen humor y es muy sociable… no sabemos su futura evolución, aunque se puede prever. Catalina es la niña más simpática y más mimosa del mundo, está continuamente riendo y cuando se acerca a ti te habla continuamente. A través de su piel transparente se ve el recorrido azulado de sus venas. Le gusta mucho leer y estudiar.

Isabel se siente agotada, las borracheras de Juan Antonio van en aumento, llega a la casa con el cuerpo acartonado y perdiendo el equilibrio:

– ¡Cómo puedes venir así, no pareces una persona no quiero verte, vete de aquí! –  le dice la rubita, ajada y desesperada cuando lo ve aparecer de esa guisa una y otra vez.

– Amor mío, tú tienes que cuidarme, ya lo dijo el cura cuando nos casamos, que teníamos que estar en lo bueno y en lo malo; así que tú obligación es cuidarme cuando venga como venga, nenita querida- le repite Juan Antonio que se ha dejado caer en el sofá. (Continuará)

Se puede disfrutar de la lectura mientras gozamos de un delicioso té rooibos con especias: canela, cardamomo, jengibre… al no tener excitantes podemos tomarlo en cualquier momento. Lo puedes encontrar, de la marca Hornimans, en el Corte Inglés.

Desnuda soy, desnuda digo: soñadora

Mª Loreto Sutil Jiménez

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media
/ 5. Recuento de votos:


Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Maria Loreto Sutil Jimenez

Mª Loreto Sutil Jiménez: nací en Cambil (Jaén) el 11-01-1960 y actualmente resido en Linares.
Diplomada en E.G.B. por la Universidad de Jaén.
Comienzo mi andadura como escritora Publicando en el diario digital “Linares28” donde sigo publicando, y en el CEL (Centro de Estudios Linarenses) en la revista ENTORNO A LINARES.
Colaboro con mis poemas y mis reseñas literarias en el boletín virtual de la revista “Claustro Poético” que se emite con las estaciones del año.
Colaboro con la revista virtual “Penélope” con mis poesías y reseñas literarias.
Colaboro con mis poesías y reseñas literarias en la revista Luz Cultural
Soy miembro de la asociación “Mujeres Visibles”.
Participo en recitales poéticos Ej. Día del libro, día de la mujer, día de la violencia de género etc.
Mención de Honor en el V concurso intergeneracional de Poesía en Linares a Septiembre de 2012.
Primer premio en el III Concurso Nacional de Relatos “Sin Adiciones” VELA del año 2017.
Publicaciones: poemario “Amores y más amores”
Sigo siendo una aprendiz de escritora; mi mayor evasión e ilusión es leer y escribir.

Sin comentarios a “Me perdí la belleza de la vida (II Parte)”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.