Montecristo de Martin Suter



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Por Francisco Vélez Nieeto

Montecristo de Martin Suter – Libros del Asteroide.

Entradilla

Sin estridencias, aquí una muestra cuidada y viva de clase literaria primera línea,  exposición de las maniobras del estado financiero y político en el que se mueven los poderes de las altas fianzas. “Pienso, luego trinco” Elemental querido Forges.

La excelente novela Montecristo, posiblemente, una de las mejores obras del escritor de lengua alemana Martin Suter nacido en Zúrich en 1948en. Expone con amena lucidez los criterios que se aplican con el poderoso “Señor Don Dinero” en países europeos  y otras geografías desde una panorámica histórica, dentro de un realismo cubierto de ficción  que muestra con acertada diana y esmero literario, las negras y pestilentes aguas de los alcantarillados financieros de los poderes establecidos. Una tensa novela negra cuyo suspense llena de tiesuras la trama de la tela de araña propia de lo dramático de este género  literario. El interrogante sobre si hablar o callar. Este es el grave detalle estimado lector. Callar lo  que todos sabemos y padecemos diariamente.

En el tren de vuelta a Basilea tras la jornada laboral se detiene súbitamente al pasar por un túnel, cuando se descubre que uno de los viajeros ha debido caer a las vías del tren. Ninguno entre los compañeros de la posible víctima piensa que pueda ser el feliz colega de Banca altamente cualificado profesionalmente, pudiera producir tan amarga situación tan desagradable como poco atractiva. Pero resulta que entre los viajeros compañeros de trabajo en la Bolsa, viaja un periodista free lance de la televisión, Jonas Brand, que con su cámara en ristre entra en acción en el vagón restauran donde se encontraba el ausente, Paolo Contiene. Y mucho menos que nuestro periodista, se convirtiera involuntariamente en protagonista de un hecho de la mayor altura, por rodar  algunas secuencias cuando el tren se ha detenido súbitamente por esa persona que ha caído del tren, que no es otra que Contini,  ¿Suicidio o descuido, cuando la víctima era un osado sobresaliente en la Bolsa?

De todas maneras, por formar parte de la vida diaria esto de los  suicidios especialmente  en países con alto nivel económico y social, este caso del tren podría haber quedado como un suicidio más, y,  el siguiente por favor. Pero nuestro periodista  Jonas Brand de regreso a casa, para pagar a la limpiadora de su apartamento se encontrará dos billetes de cien francos  suizos  con idéntico número de serie. Claro que si uno de los dos billetes hubiera sido falso el asunto sería de una importancia mínima, pero que en este caso curioso estuviera en una misma  persona y que al consultarlo en su banco, le afirmaran que ambos billetes  son legales. El caso va subiendo de altura y creando serias preocupaciones en el mundo de las finanzas, siempre bajo la sospecha de lo ilegal dentro del sospechoso mundo de las finanzas a niveles celestiales.

Así que la ficción que se narra en la novela Montecristo, adquiere situaciones de mucho calado cuando una secuencia cotidiana de un suicidio en un tren, pasa a mayores por la dichosa coincidencia de dos billetes con  la misma serie y en manos de una persona que viajaba en dicho tren y, que como periodista profesional que sueña con dirigir la película de su vida con el título de Montecristo, ha decidido correr el serio riesgo de no encogerse de hombros , máxime cuando recibe la sorprendente oferta económica y d medios para poder realizar su sueño de director de cine. Todo esto estando por medio el interés y el miedo de los principales bancos suizos metidos en el ajo, cuyas consecuencias, de convertirse en vedad las sospechas, surge la pregunta del deber de decir la verdad o la conveniencia de callar verdades improcedentes, cuando esta carambola de la vida se plantea con todas las consecuencias como  una cuestión de Estado con repercusiones allende de las fronteras. En resumen, una  novela de la serie negra magistral en la que Martin Suster vuelve a mostrar su maestría literaria “ambientado en el mundo de la banca que nos muestra hasta qué punto es un castillo en el aire” LO dicho admirado Forges.

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Francisco Velez Nieto

Francisco Vélez Nieto, Escritor, poeta y comentarista literario. En verso tiene publicados los libros “La otra historia de siempre”- “Excepto la derrota”- “Nueva Poesía Sevilla” “Memoria ante el espejo” – “Itálica y otros poemas” VI edición – “Poesía Unida”. – Los cuadernos: “Poetas en el aula”, “Poetas y humanistas”, “Cuadernos abiertos”. “De soledades y desencantos, Aura de luz y agua. Prologuista y editor de las antologías:”, “Antología del Olivo”, “Poetas en bicicleta”, “Poetas en Sevilla”, “El Aljarafe y el vino” “La caricia del agua” y coordinador de Las luces del agua (Ánfora Nova 2011) “El vino y la poesía” (Ediciones Guadalturia 2011, Universos del vino
En prosa, “Itálica y el Monasterio de San Isidoro del Campo (Guía para el paseante 3ª edición). Guía oCulta del Parque de María Luisa. (Paseo secreto entre glorietas y poetas) Crónicas Literarias 2015 (Volumen I)
Es coautor en varias obras. Incluido en las antologías “Itálica Famosa” “Nueva Poesía Sevilla”, “Soleares”, “Poetas en Sevilla”, “Homenaje al soneto”, “El ultraísmo”, “Homenaje a la Generación del 27” “Homenaje a Juan Ramón Jiménez (Ateneo de Sevilla) “El Aljarafe y el vino”. “Un salto a la vida” (Visiones y pensamientos).
Presidente de Honor de la Asociación Colegial de Escritores de España en Andalucía.
Premio Mecenas de la literatura “Manuel Altolaguirre” Año 2014 de la Asociación Colegial de Escritores de España-Andalucía.
Ha sido el coordinador de Espacio Poético 2015
Francisco Vélez Nieto

Sin comentarios a “Montecristo de Martin Suter”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.