Nabokov y su Lolita, de Nina Berberova



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Pero se tiene la impresión de que un péndulo que se ha vuelto loco oscila sobre nuestras cabezas: nos lleva de lo cómico a lo trágico, de Aristófanes a Sófocles, ida y vuelta.

(Nina Berberova)

La ensayista, poeta y narradora rusa Nina Berberova es una perfecta desconocida incluso para la mayoría de aquellos que se denominan o se piensan letrados.

Berberova falleció en EEUU en 1993; impartió clases en las universidades de Princeton y Yale; estuvo casada con el escritor Vladislav Jodásievich, y escribió una veintena de libros, especialmente ensayos dedicados a los escritores rusos exiliados.

En su autobiografía “El subrayado es mío” puede uno adentrase y conocer el pulso y el temple de esta mujer dotada de una brillante inteligencia y un conocimiento del hecho literario y lingüístico de su época poco común, además de poder aseverar que estamos ante una pensadora excepcional.

Pero hoy hablaremos de su ensayo “Nabokov y su Lolita”, traducido al español por Pedro B. Rey, con un epílogo de Hubert Nyssen (fallecido hace tres años) y publicado por vez primera en español en 2010 por un acuerdo entre las editoriales argentina “La Compañía” y la española “Páginas de Espuma”.

Hubert Nysnabokovysulolitasen y Berberova se conocieron en París en 1985, cuando la escritora rusa tenía 88 años. Nyssen, que aparte de escritor fundó la editorial “Actes Sud”, se interesó de inmediato por ella: “Porque esa mujer, nacida en Rusia bajo el Imperio, había conocido la caída del zar, la Revolución de Octubre, el exilio en Italia cerca de Gorki, el París de los años locos, la guerra, la ocupación, el antisemitismo, el affaire Kravchenko, el sueño americano, la Guerra Fría, el macartismo y el derrumbe del imperio soviético”.

En “El subrayado es mío” Nina dice: “Nabokov es el único escritor ruso, emigrado o no, que al mismo tiempo pertenece a Rusia y al mundo occidental en su conjunto. Con él, toda mi generación se sintió justificada”.

En la introducción que hace Nina a “Nabokov y su Lolita” matiza las siguientes cuestiones que, desde luego, no han pasado de actualidad: “La literatura que nos dio el siglo XX se distingue de todo lo que se escribió con anterioridad por cuatro elementos (…): la intuición de un mundo disociado, la apertura de las compuertas del subconsciente, el flujo ininterrumpido de la conciencia y la nueva poética surgida del simbolismo”.

El ensayo “Nabokov y su Lolita” de Nina Berberova no solo disecciona esta obra del escritor ruso sino toda su bibliografía.

Un libro necesario para comprender la novelística rusa y su influencia posterior en escritores de todo el mundo.

Paco Huelva

Madrid, julio de 2014

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Paco Huelva

Paco Huelva nació en Almonte (Huelva) en 1956 y emigró a Madrid con quince años. Graduado Social por la universidad de Granada. Ha desempeñado múltiples profesiones: camarero, militar profesional -durante catorce años-, librero, inspector de policía, gestor de emergencias…

Preocupado siempre por la problemática social, fue concejal en Aljaraque y diputado provincial por Huelva. Amante de la literatura, se define como un lector compulsivo. Ha publicado cinco libros y tiene otro en imprenta.

Es articulista de opinión del periódico “Odiel Información” de Huelva. Nombrado “Cronista de la villa de Almonte” en 2006. Actualmente es el Jefe del Servicio de Protección Civil y Director Provincial de Emergencias de la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía de Huelva.

Sin comentarios a “Nabokov y su Lolita, de Nina Berberova”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.