Nebraska



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

 Nebraska

Un nuevo timonel  que piensa transformar la gran América y la mayor parte del mundo, al contar con el fervoroso apoyo de las masas anodinas y marginadas que  aplauden un populismo fervoroso.

La pasada noche, Día de la mujer, volví a ver por tercera vez la película Nebraska (2013), dirigida por Alexander Payne y protagonizada por Bruce Dern y Will Forte. Disfrutando del deleite tragicómico de este film, creo haber encontrado reflejada, a modo de comparación, parte de la estremecedora situación que sufren millones de seres humanos y que  también planea sobre todas nuestras cabezas.

 Un nuevo timonel  que piensa transformar la gran América y la mayor parte del mundo, al contar con el fervoroso apoyo de las masas anodinas y marginadas que aplauden un populismo amenazador. Hasta el extremo de haber cambiado las sencillas cortinas del Despacho Oval, por unas aterciopeladas y brillantes de pésimo gusto e impropias de la categoría de un Comandante  en Jefe del ejército más poderoso del mundo. Lo que muestra ser poseedor de Don dinero, para enarbolar su trono de coloso rico nuevo con brutal impetuosidad. Emitiendo órdenes con fanática brusquedad y estruendosa vulgaridad, pese al sobrepeso del oro que decora su casa particular. Sin importarle la falta de modales y cultura que posee toda persona civilizada, que emplea con buenas maneras el placer del diálogo, incluso con criterios diferentes de sus posibles rivales.

En la historia de esta película, que ha ganado un considerable número de importantes de premios, Woody Grant es un anciano con síntomas de demencia degenerativa, al que le comunican por correo que ha ganado un premio. Cree que se ha hecho rico y obliga a su receloso hijo David a emprender un viaje para ir a cobrarlo. Poco a poco, la relación entre ambos, rota durante años por el alcoholismo de Woody, tomará un cariz distinto para sorpresa de la madre y del triunfador hermano de David. Sorprendido porque el viejo alcohólico decida viajar hasta Nebraska a recoger tan codiciado premio, que le permitirá, especialmente, verse propietario de esa furgoneta que ha deseado toda su vida.

El viaje es toda una aventura de esquina en esquina. Desfile de personajes, familiares y amigos, todos perdedores natos y de escasos recursos en general. Desde mi visión como espectador, es una masa uniforme que muestra esa cara de América que no tiene nada que ver con el deslumbrante Manhattan de Nueva York ni los casinos de Las Vegas, que tanto embriagan al inquilino de la Casa Blanca. Cada día un poco más oscura y tenebrosa.

Son esos personajes reales de esa América que, dada su alienación -ausente de toda capacidad y espíritu crítico-, resulta ser esclava de la televisión y el deporte de masas. Sus votos han proclamado presidente a este pretencioso fantasma, que sobrevuela sobre todo el mundo, quitando el sueño a  esa otra parte de la sociedad capaz de pensar por su cuenta. Incluso desde una óptica neoconservadora que calenturientamente también planea sobre todos nosotros.

Y vuelvo, mientras aparecen estos personajes por la pantalla mostrando esa semblanza de quienes han votado su feroz logro, a recordar  la obra de Elias Canetti Masa y poder. Pues si la obra 1984 de Orwell vuelve a leerse, la de Canetti no debe ser ajena. Y me pregunto cómo ha sido posible que este brutal acontecimiento que se cierne sobre todo el mundo haya podido suceder. ¿A quiénes preguntamos? Pues sencilla y tristemente a los otros políticos y poseedores de fructíferos posibles que, aunque se les había venido advirtiendo de su propia ambición y servilismo político, no han logrado frenarlo a tiempo. Pero la barbarie ya está en marcha. Las acciones emprendidas aterrorizan y comienzan a perjudicar a una gran parte de la sociedad global. Ante esto nos señala Canetti con esta certera frase: “Nadie conoce toda la amargura de lo que aguarda  el futuro. Y si de pronto apareciera como en un sueño, la negaríamos apartando los ojos de ella. A esto le llamamos esperanza”.

© Francisco Vélez Nieto

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 2

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Francisco Velez Nieto

Francisco Vélez Nieto, Escritor, poeta y comentarista literario. En verso tiene publicados los libros “La otra historia de siempre”- “Excepto la derrota”- “Nueva Poesía Sevilla” “Memoria ante el espejo” – “Itálica y otros poemas” VI edición – “Poesía Unida”. – Los cuadernos: “Poetas en el aula”, “Poetas y humanistas”, “Cuadernos abiertos”. “De soledades y desencantos, Aura de luz y agua. Prologuista y editor de las antologías:”, “Antología del Olivo”, “Poetas en bicicleta”, “Poetas en Sevilla”, “El Aljarafe y el vino” “La caricia del agua” y coordinador de Las luces del agua (Ánfora Nova 2011) “El vino y la poesía” (Ediciones Guadalturia 2011, Universos del vino
En prosa, “Itálica y el Monasterio de San Isidoro del Campo (Guía para el paseante 3ª edición). Guía oCulta del Parque de María Luisa. (Paseo secreto entre glorietas y poetas) Crónicas Literarias 2015 (Volumen I)
Es coautor en varias obras. Incluido en las antologías “Itálica Famosa” “Nueva Poesía Sevilla”, “Soleares”, “Poetas en Sevilla”, “Homenaje al soneto”, “El ultraísmo”, “Homenaje a la Generación del 27” “Homenaje a Juan Ramón Jiménez (Ateneo de Sevilla) “El Aljarafe y el vino”. “Un salto a la vida” (Visiones y pensamientos).
Presidente de Honor de la Asociación Colegial de Escritores de España en Andalucía.
Premio Mecenas de la literatura “Manuel Altolaguirre” Año 2014 de la Asociación Colegial de Escritores de España-Andalucía.
Ha sido el coordinador de Espacio Poético 2015
Francisco Vélez Nieto

Sin comentarios a “Nebraska”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.