Paula Lobato Díez. Sola



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Sola

Now your nightmare comes to life

Avenged Sevenfold

El mar ya no es un espejo,
sus olas estridentes arrastran guijarros que chocan en penitencia
y son tan oscuras como las noches sin luna.

Remueven un poso tan podrido como mi esperanza.

Donde antes soplaba un aire tropical
ahora solo arrecia un vendaval tan gélido
como lo son las verdades más evitadas.

Me dobla como a las palmeras en la costa,
puede que me parta como a una caña seca.

Los atardeceres ya no tienen colores,
con su gris monótono y comunista pretenden hacerle justicia
a la etiqueta de tristeza que les cuelga
ya desde hace mucho.

Por no ser, ni las nubes son ya nubes.

Ya no dibujan, ya no vuelan,
no son más que una masa dispersa tan poco prometedora como la vida.

Los sueños sueñan que no tienen pesadillas.
Yo sueño con que mis pesadillas sean tan solo eso, sueños.

Con despertar en una cama
y tener la certeza
de que la realidad no es aún peor
de la que la que hay en mi cabeza.

Con un día lejano en el que tus abrazos sirvan
para curar aquello que provocaste,
con la pócima para olvidarme de todo empezando por ti.

Que no me den a probar del miedo unos labios tan cercanos,
que los tragos no sean todos malos.

Que todos los cuerpos se quemen, presas de mi insuficiencia.
Que sus cenizas llenen cada rincón de mi ser
y como un nouveau Frankenstein me permitan lucir
todo aquello que jamás viviría en mí de otros modos.
Antes imaginaba que era Mary Shelley,
pero en el camino de escritora me quedé en el simple monstruo.
Resultado de la peor obra de terror: la realidad.

Quizá así ya no tenga que cenar siempre puré de reproches con sardinas,
como dijo el rey Sabina.
Quizá así ya no tendrías ojos para nadie más,
qué remedio para ser la única…
quitar a todas de en medio.

Ese espejo que devuelve miradas de ojos ausentes me conoce muy bien,
pero no me reconoce.
Me encargué personalmente de no tener que ver más
aquello que no te bastaba,
por eso ya no me muestra quién es la más guapa de tu reino.

Las sospechas llegaron, podría no serlo yo,
y el pobre se quebró para ahorrarme el disgusto.
Muchas cosas se rompieron además de un cristal.

Llorar sangre no tiene por qué ser un recurso literario,
una gota por cada vez que me pinché con tu rosal.
Una gota por cada vez que me quisiste pero no me lo creí,
por cada vez que deseé ser esta, esa o aquella.

Por cada vez que los pronombres no alzaron mi alegría.

 

Blue is not the warmest color

Hoy vuelvo a escribir.

Tras una metamorfosis toca barrer pieles muertas
con el aleteo de nuevas alas.

Despiertan mis sentidos
con más ganas de percibir el mundo
que nunca.

Disfruto de mi soledad
aunque no estoy sola
porque el hueco que me dejaste tiene entrada
pero también salida;
me arrastro como un gusano
hasta un lugar de cuyo nombre nos acordamos.

Allí donde sigues siendo mía,
donde todo es mentira
y fruto de espejismos regados
de cloro y horchata bien fría
no llegó a marcharse tu esencia.

Donde volverse loco
entre nubes de azahar
y bancales turquesa
es la apuesta más segura.

Los destellos del sol
reflejan la infancia más tierna
y los sentimientos más poderosos,
esos que al caer la tarde
enrojecen de vergüenza.

El azul no es un color cálido
desde que tú y yo nos ahogamos en él.

Lamento profundamente
lo superficial de tu amor,
dejé de ser cantante
para convertirme en un marino
al que sedujiste hasta la muerte.

Ahora puedo reírme de nosotras
y el viento me hace eco
porque ya no existimos
y el silencio a veces ciega.

 

Paula Lobato Díez y a mis 20 años curso el grado de Estudios Ingleses en la Universidad Complutense de Madrid. Desde una edad muy temprana sentí una gran pasión por el arte en todas sus formas, puesto que es un vehículo de expresión indispensable para mí. Fui finalista durante mi educación primaria en un concurso de relatos organizado por la Comunidad de Madrid y desde aquel día no he dejado de escribir. Colaboro en seminarios de literatura en mi facultad y pese a que nunca he visto mis obras publicadas, las cuales pertenecen a mi poemario Mujer de agua y muerte, escribo por propia necesidad y disfrute.

 

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media
/ 5. Recuento de votos:


Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

y Luz Cultural

Editor y director. de Luz Cultural Magazine, un lugar de encuentro para escritores, artistas, poetas, y comunidad en general.

    Encuentra más sobre mí en:

  • facebook
  • pinterest
  • twitter
  • youtube

Sin comentarios a “Paula Lobato Díez. Sola”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.