Phyllis Dorothy James



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Por Francisco Vélez Nieto

P.D. James. Cubridle el rostro

Ha fallecido Phyllis Dorothy James, conocida en el mundo literario por P. D. James y reconocida por millones de lectores como Reina de la novela negra que ha contribuido a renovar el género. Le irritaba que esta digna literatura del mundo de la intriga y el crimen –igual que a Borges- fuera considerada “menor”. Ha fallecido el pasado 27 de noviembre a los 94 años en su domicilio en Oxford natal. La voz más literaria de entre los autores ingleses de novela policiaca ocupa los primeros puestos del género actualmente. La tradición de novela de intriga y su continuidad en el género de escritores de lengua inglesa resulta incuestionable, su línea creativa es un estilo y forma que se introduce en el tejido social en gran parte de sus obras donde los mismos personajes participan en el juego de la investigación paralelamente a la policía. Aquí una rica muestra con el primer título editado de P.D. Con el que se estrenó la saga de Dalgliesh “Cubrirle el rostro” (1962), primera aventura sobre la que años más tarde admitía su “desconcertante” parecido a las obras de Agatha Christie. Ya en esta primera salida literaria desde la primera página la autora empieza a recrear ambiente en una casa de campo cercana a Londres, introduciendo al lector voluntariamente a caminar junto a la narradora con sus propias especulaciones e interrogantes sobre cuándo se producirá el suceso que le dé cuerpo y misterio a la novela.

Llega ésta ficción literaria en la página sesenta y cinco al producirse el asesinato de Sally, la joven madre soltera acogida en la casa de la señora Maxie para prestar servicios, cuando tras una fiesta benéfica celebrada en la mansión, ya entrada la noche, anuncia inesperadamente irrumpiendo en el salón donde se encuentran los íntimos reunidos, que se va a casar con el hijo de la señora de la casa. Silencio y asombro. Unas horas después, a la mañana siguiente, al no aparecer Sally, se logra abrir la puerta de su habitación y se la encuentran muerta en su cama Ha sido estrangulada y posiblemente drogada para que no presentara resistencia.

41c65491iAquí la intriga se convierte en una espesa maraña en la que el propio lector se ve obligado a participar, estudiando a los personajes que por sus actitudes pueden resultar sospechosos, así hasta unas páginas antes del final, claro que no es cosa de contar la sorpresa. Lo interesante de la historia que se narra es el ambiente de misterio que la envuelve desde su principio pero de una manera ágil y sin retorcimientos macabros. Un crimen no es fruto de un azar espontáneo, existen una serie de circunstancias que llevan a esa acción terrible. Una veces puede ser el robo, la venganza, otras la propia reacción digna según los conceptos sociales y éticos que se tengan.

Dentro de estas circunstancias se localiza el desarrollo de esta trama, perfectamente escrita en la línea de lo más clásico de la novela inglesa. Una obra policiaca de calidad no está reñida en absoluto con el estilo y lo que se considera la buena literatura. Todo depende de los autores, su capacidad y responsabilidad literaria que componen al arte de saber narrar. La autora de la ya célebre “Mortaja para un ruiseñor” en cada nueva novela se superaría. Sus tramas suelen ser complejas y de estilo detallista y grácil. De P. D. James podemos reafirmar la calificación de una escritora más allá del género policiaco por su inmersión en la condición humana y sus factores. El pasado año en una entrevista en la BBC comentaba “Creo que mientras viva, voy a seguir escribiendo”

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Francisco Velez Nieto

Sin comentarios a “Phyllis Dorothy James”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.