POETA LONARDI, VIDA A DESHORAS



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Al abrir el poemario Poemas 2006-2016, de Virginia Fernández Collado, me produce ternura encontrar en las primeras páginas una frase, a modo de intención, y tal vez de manifiesto, que se abre como antesala al extenso libro escrito durante diez años. Cito textualmente: “He seguido este camino en busca de la poesía”.

Desde la poesía misma hace años que conozco a María Ángeles Lonardi. Sin hacerse notar, asistiendo a múltiples actividades culturales; participando en antologías y reservando su formación literaria en Argentina, entre otras con la profesora Cristina Piña, Titular de Teoría y Crítica Literaria en la Universidad Nacional de Mar del Plata; humilde con sus dos primeras obras poéticas publicadas en aquel país y guardando sus trabajos sobre crítica literaria, como los dedicados a T.S. Eliot, poco a poco, Mariángeles se ha revelado como una autora de peso en la literatura andaluza contemporánea.

Con El jardín azul (IEA. Almería, 2014), su primer poemario publicado en España, Lonardi inició un ciclo poético de madurez caracterizado por transitar más allá del lenguaje, en el sentido que definió Giorgio Agamben (2016:19), para llegar no a lo indecible, sino a la materia misma de la palabra. Al igual que María Pizarro (2015:92) Lonardi podría gritar:

Ante la falta de vida,

                                               el aire puro hiere.

El crítico literario José Antonio Santano (2016) advirtió ese estado de valentía vital y superación sugerido en las páginas de El jardín azul:

La poética de Lonardi bebe de todas las transformaciones que el yo poético adopta en el proceso de mestizaje-paisanaje, sin olvidar las diferencias respecto al paisaje, la naturaleza. Para Lonardi todo esto no es sino un jardín, que apellida o adjetiva “azul”.

Mariángeles apuesta por la vida en sus versos. Está viva, es una mujer decidida a ser signo de su tiempo. Y como vive la vida, en la magia del eterno milagro, pretende elevar las cosas cotidianas a poesía, como describe su literatura Pedro Enríquez (2017:9). Lonardi sugiere aquel enunciado general de la mística universal, que en lo más simple, en lo más cotidiano, está el secreto del Universo. Y lo transmite como temática general, como apuntó Antonio Duque (2017).

¿A deshoras? ¿Cuándo no hay obligación, cuando no hay prisa, cuando no estamos en la imposición de tener que vender nuestro tiempo y queda para nuestro disfrute? Insistamos en la lúcida interpretación de Antonio Duque (2017) sobre la poesía de Lonardi:

San Juan de la Cruz hablaba de su poesía como poemillas que se le habían ido cayendo conforme vivía, que los leamos cuando tengamos tiempo, aunque sea tarde.

Poemas para leer a deshoras (Letra Impar. Dalías (Almería), 2017) es el cuarto poemario de esta singular poeta. Resulta un libro robusto, literariamente coherente, asentado en la sabiduría interior de la Lonardi más vital, de la Lonardi asceta, de la Lonardi que ríe y baila en la orilla de la playa. Con sus luces y sus oscuros. Con alegría y dolor. Con paz y rebeldía. Porque la poeta ya integra en su ADN la experiencia del mundo, la carga, leve-pesada, de haber nacido en este mundo, donde el ínclito Ismael D. Haidara sitúa al proceso de conocimiento humano, incluyendo la actividad poética, como un saber estar frente al rasgo más definitorio de la vida, la muerte:

Cada verso del poeta debe ser la línea de un largo testamento, unas palabras ante la muerte. En esto se fundamenta la condición humana, somos entes ante la muerte. Todo lo que hacemos, si no obramos con la muerte presente ante nuestros ojos, es un fracaso. El hombre nace ante la muerte, va hacia la muerte, vive con su finitud radical. Por eso, vivir es un acto heroico para quien lo sabe y un drama para quien lo ignora.

Poemas para leer a deshoras ha sido ilustrado por el dibujante Miguel Arranz y contiene un dibujo en el colofón de la pintora Alicia Jiménez. La presentación la escribió el poeta Pedro Enríquez y contiene textos de Pilar Quirosa-Cheyrouze, en el epílogo, y del profesor Francisco Vargas Fernández en la contraportada.

La poeta ha escrito para este volumen 88 poemas, el mismo número de las teclas de un piano, y celebrando el número 8 en conexión con el símbolo de lo infinito, ordenados en siete capítulos:

-Variaciones sobre lo cotidiano.

-Cosas vistas desde otra perspectiva.

-De aquí, de allá…

-Cotidianeidades.

-De mujeres de este siglo.

-De hoy en día.

-De filosofía y de la vida.

Estos enunciados centran la temática del poemario en las experiencias del ahora, aquello que sucede cada día, en la conciencia del presente. También, a pesar de centrarse en el momento, la poeta nos sugiere revisitar las convicciones que nos definen mirando desde otras perspectivas, desde otras posiciones filosóficas o psicológicas que nos pueden sugerir voluntades inéditas y renovadoras.

Lonardi (2017) propone tomar este poemario entre las manos y respirarlo con los ojos cerrados antes de iniciar una lectura compleja, sobrevolando nuestras creencias más asumidas, incluso desde la valiente apuesta de utilizar un vocabulario accesible, simple, directo y claro:

 En mi poesía hay mucha simbología, yo hablo mucho a través de la simbología. Utilizo los símbolos, la polisémicas, que es la doble interpretación del sentido de una palabra. No solo lo que quiere decir con el significado corriente al que habitualmente estamos acostumbrados, sino con otro sentido más allá.

La poeta busca en los objetos que le rodean una visión alternativa que afiance su propia realidad, una observación desde otra perspectiva. Considera que las cosas que nos rodean determinan nuestra vida personal. ¿Una ventana es un simple marco o también podría interesar como una clave de lo interior-exterior humano? ¿La puerta es el lugar común que obliga al juego cerrar-abrir o también puede significar un viaje consciente a la apertura-cerrazón mental?

Otro de los puntos fuertes de este poemario es la decidida presencia de la mujer, hasta tal punto que Antonio Duque (2017) considera a la mujer como esencial protagonista en estos cantos, no ya como la poeta que escribe este libro o que lo nomina, sino que especifica una cualidad femenina dominante en estos versos del hecho de ser mujer ahora en el entorno social de María Ángeles Lonardi. ¿Por qué? Pues lo detalla Pedro Enríquez (2017:10):

Lonardi es una mujer actual. La autora está comprometida con su tiempo, con los dramas de la actualidad.

Lonardi sabe del prisma que muestra lo que parecen dos partes distintas, cuando, en verdad, conforman un todo. Mira la vida por dentro, en su intimidad, en sus quehaceres diarios, y también la ve en lo externo, en lo que creemos fuera, en las demás personas, en la naturaleza que nos engloba.

En definitiva, María Ángeles Lonardi ha construido su libro Poemas para leer a deshoras en un universo, el suyo, que resulta ser de todas y de todos, con una base tan sólida que, fundamentado en varias galaxias, se hila con un canto propio y abarcador, como escribe Francisco Vargas (2017):

Recorre como una equilibrista del verso los laberintos de su cuerpo de mujer, los objetos y las personas con que vestimos un hogar y, más allá de la ventana y la puerta entreabiertas, da el gran salto a la calle, a los problemas sociales que nos acucian sin temor a llamar a cada cosa por su nombre, ya sea pobreza, violencia o corrupción.

Como lector, como persona, espero con ilusión el próximo libro de poemas de la poeta Lonardi. Su precisión al traducir los rumores que germinan entre las ideas preconcebidas, ante las creencias que nos deshabitan, hace que su poesía, sin remedio, se concentre en la levedad, en lo huidizo, en lo que se nos escapa. La escritora Pilar Quirosa-Cheyrouze (2017:127) se atreve a la misma apuesta, la pasión por una poética integral y luminosa:

Estamos ante una poesía vital, sensitiva, de gran carga sentimental, donde se manifiestan el paso y el peso del tiempo, en trayectoria necesaria.

                                                                                              PEPE CRIADO

                                                                                                 Verano 2017

Documentación

.AGAMBEN, Giorgio.: Idea de la prosa. Adriana Hidalgo. Madrid, 2016.

.DUQUE LARA, Antonio. Poemas para leer a deshoras, de M. A. Lonardi. En: Veloz Quietud             velozquietuddelcentro.blogspot.com 21.05.2017.

.ENRÍQUEZ, Pedro. Palabras. En: LONARDI, María Ángeles.: Poemas para leer a deshoras.            Letra Impar. Dalías (Almería), 2017.

.FERNÁNDEZ COLLADO, Virginia.: Poemas 2006-2016. Fondo Kati / Ediciones del Genal.             Málaga, 2017.

.HAIDARA, Ismael Diadié.: Diario de un bibliotecario de Tombuctú (Inédito).

.MARÍA ÁNGELES LONARDI PRESENTA POEMAS PARA LEER A DESHORAS EN             PURCHENA. En: Veloz Quietud velozquietuddelcentro.blogspot.com 10.07.2017.

.PIZARRO, María.: Miembro fantasma. Editores Florentinos. Córdoba, 2015.

.QUIROSA-CHEYROUZE, Pilar. Fugacidad del tiempo. En: LONARDI, María Ángeles.:       Poemas para leer a deshoras. Letra Impar. Dalías (Almería), 2017.

.SANTANO, José Antonio.: Cuatro poetas. En: Cuadernos de Caridemo cuadernosdecaridemo.blogspot.com.es 03.04.2016.

.VARGAS FERNÁNDEZ, Francisco. Texto de contraportada. En: LONARDI, María Ángeles.:          Poemas para leer a deshoras. Letra Impar. Dalías (Almería), 2017.

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media
/ 5. Recuento de votos:

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Maria Angeles Lonardi

MARIA ANGELES LONARDI
Nace en Larroque, Provincia de Entre Ríos, Argentina. Es Profesora, Poeta y Escritora.
Desde el año 2002 está radicada en Almería España.
Posee numerosos Premios literarios en poesía y relato corto. Integra más de cincuenta Antologías a ambos lados del Atlántico.
Participa en Reci¬tales Poéticos, Encuentros de Escritores Nacionales e Internacionales, cola¬bora Presentando a otros autores y los Velorios poéticos de Poetas del sur. Además, es Jurado de los Concursos de Cuentos Interculturales de la Diputación de Almería.
LIBROS PUBLICADOS:
“Amores” (1997) “Entre calamidades y milagros” (2005).“Cuatro poetas”, que incluye su libro “El jardín azul”, publicado por IEA – Instituto de Estudios Almerienses (2014) y “Poemas para leer a deshoras”, Letra Impar (2017).
Es miembro del Departamento de Arte y Literatura del Instituto de Estudios Almerienses, miembro del Centro Andaluz de las Letras e integrante del Circuito “Ronda andaluza”.
Su trayectoria puede verse en su blog personal:
https://letras-sobre-papel.blogspot.com.es/

Sin comentarios a “POETA LONARDI, VIDA A DESHORAS”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.