Pom, pom… pom, pom… pom, pom, pom… pom, pom…



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Pom, pom… pom, pom…  pom, pom, pom… pom, pom… pom, pom… pom, pom, pom…

No es el ritmo de mi corazón

quién marca estos días de primavera mi Andalucía,

son los tambores de la Semana Santa

quiénes abren los pasos en callejuelas y placetas…

y el aroma azahar y el incienso.

Cordero, ¡qué rico está el cordero!

y los panecillos de bacalao, el potaje de garbanzos

y los huevos rellenos con atún, tomate y mahonesa,

una torrija y después la procesión del Nazareno.

Todo el pueblo está en la calle,

¡no sabía que había tanta gente en mi ciudad!

Creía que era un pueblo desértico, ¿desértico?

En la puerta de un pub había tanta concurrencia

que dudaba si quedarme

por si de allí salía una procesión, después,

miré tanto personal variopinto…

muchachitos con chaquetas, monadas con medias

y zapatos de cebra combinados con el top,

y chicos y hombres con el cubata en la mano

que alargaban el cuello hacia la Iglesia y después hacia el cielo,

y observaban las nubes tranquilamente, relajados.

Comprendí que esperaban los tronos

como llamas de oro y claveles emergentes.

Entonces vi algunos penitentes, monaguillos

y músicos desperdigados,

y comprendí que una procesión

no había podido llevarse a cabo, hacer su recorrido.

Espárragos con huevo, bacalao encebollado,

arroz con leche, pestiños y torrijas.

Procesiónes, hombres con trajes, mujeres con tacones…

trompetas, incienso, penitentes.

Margaritas, rosas… aromas de primavera que, de su tallo,

como mariposas, polvillo de oro que te envuelve y te enajena.

Como escribió Antonio Machado:

¡Oh, no eres tú mi cantar, no puedo cantar!

¡No puedo cantar, ni quiero

a ese Jesús del madero,

sino al que anduvo en la mar!

Pom, pom… pom, pom… pom, pom, pom… pom, pom… pom, pom… pom, pom, pom…

 

Desnuda soy, desnuda digo: soñadora.

M Loreto Sutil Jiménez

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 4.7 / 5. Recuento de votos: 3

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Maria Loreto Sutil Jimenez

Mª Loreto Sutil Jiménez: nací en Cambil (Jaén) el 11-01-1960 y actualmente resido en Linares.
Diplomada en E.G.B. por la Universidad de Jaén.
Comienzo mi andadura como escritora Publicando en el diario digital “Linares28” donde sigo publicando, y en el CEL (Centro de Estudios Linarenses) en la revista ENTORNO A LINARES.
Colaboro con mis poemas y mis reseñas literarias en el boletín virtual de la revista “Claustro Poético” que se emite con las estaciones del año.
Colaboro con la revista virtual “Penélope” con mis poesías y reseñas literarias.
Colaboro con mis poesías y reseñas literarias en la revista Luz Cultural
Soy miembro de la asociación “Mujeres Visibles”.
Participo en recitales poéticos Ej. Día del libro, día de la mujer, día de la violencia de género etc.
Mención de Honor en el V concurso intergeneracional de Poesía en Linares a Septiembre de 2012.
Primer premio en el III Concurso Nacional de Relatos “Sin Adiciones” VELA del año 2017.
Publicaciones: poemario “Amores y más amores”
Sigo siendo una aprendiz de escritora; mi mayor evasión e ilusión es leer y escribir.

2 Comments a “Pom, pom… pom, pom… pom, pom, pom… pom, pom…”

  1. Vanesa Ortega Blázquez dice:

    Me ha parecido un poema muy fresco y vivo, tan vivo como. Las calles de nuestra ciudad los días de la vida, la pasión y la muerte de Jesucristo. Calles abarratodas que un día normal se asemejan a la películas los lunes al sol en Linares esos días de olor a incienso y mirra.
    Tristeza, alegría, complacencia, esperanza y vicio se respiran en la atmósfera con la mirada puesta en nuestro Cristo redentor.

  2. María Loreto Sutil Jiménez dice:

    Gracias por tu comentario, Vanessa. Efectivamente, sientes Linares y sientes la Semana Santa, conoces y respiras el ambiente que se vive esos días en estas ciudades de Andalucía. Saludos intensos desde mi corazón.

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.