Reflexiones de doña Amapola, flor silvestre.: Parte II: Pedazos de corazón.



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Peregrina Varela

Soy lo que soy… ¿por qué?…  siento pena en cada distrito de mi cuerpo, que sin sentido en cada provincia, que conmoción en el corazón, que sinrazón en cada brazo. Soy lo que soy… y lloro con lágrimas muertas y sufro tormentos y lamento no serlo… y veo estrellas en el cielo que me mantienen viva, que me sustentan de pie, que me alimentan con luz, que me ilusionan con ganas, que me enamoran mucho, que me hacen creer, reír… que ahí estás por mí… y las amo

Estrella pasajera… me vigila, yo la llamo peregrina, es más brillante que las otras, es más radiante, rosada. Me enamora con su cola de luz, blanca su luz y asombrosa, esplendorosa y armoniosa, cariñosa. En las noches me sigue, entonces sé: Dios aún me quiere, aún me protege y piensa en mí. Aún le tengo conmigo, estrella peregrina mía y grande que me vigila, que me da suerte, que me guía, que me fortalece, que me cuida, que no me deja.

Esa vez… que te he visto supe… que para mí serías. Te quiero, ámame corazón, dame tu amor Amadeo, guapetón donde los haya, dame cariño del bueno, corazón puro, dame calor y brindaremos, dame valor y coraje, dame caprichos del mar cumplidos… que lo son contigo, dame tu bendición en este año 2006… sígueme paso a paso, ámame con dulzura, bésame con pasión, no me dejes.

¿Para qué escribir?… soledad que me queda, quiero partir a La Coruña, ¿a dónde?, a La Coruña, he dicho… No sé… ¡Uffff! Soledad que me queda, sin ti en el otro lado del teléfono. Hoy no te he visto. Caminé campos y bosques, busqué con la mirada del alma, retrocedí con pasos lentos, lamenté tu pérdida… lloré porque no me quisiste, te llamé, pero te habías ido muy lejos… pero no estabas para mí. Sola, quedé.

En el año 2008… bizcochos, panes de jamón, pan de leche, sin sal, sancochos, remolochos, quiquiricolochonos, vida mejor, prosperidad y armonía, bendición del cielo, paz que no tengo en mi ser, me persiguen los desconocidos, lamentos del alma, silencios y sollozos, vacíos eternos que no se llenarán, lamentaciones varias, contemplaciones del destino, miramientos sin atrasos, atrás… adelante que me mareo, situaciones varias que no alcanzo a solucionar.

Me acosan las nubes… me obligan a buscar un camino… debo encontrarlo en estas tierras, enciclopedias que no leí ni comprendí para aprender de la vida a luchar, libros que no estudié en profundidad, imposible recordarlos ahora, silencio insoportable de mi interior, ruido que molesta mis oídos, callada ausencia de la tarde gris, tu presencia turbadora, misteriosa esa luz apagada, sin coincidencia llega ahora, sin paz en el alma, sin gloria de huracán, sin más en los dos, mi historia es extraña, tu vida sin mí… todo así.

Continuará…

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media
/ 5. Recuento de votos:

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Peregrina Varela

Peregrina Varela es Licenciada en Imagen y Sonido por la UCM. Trabaja en medios de comunicación y escribe como pasatiempos. Ya en su vejez, si llega, piensa buscar un destino a sus libros relacionado con el mundo animal. El tiempo todo lo dirá.

Sin comentarios a “Reflexiones de doña Amapola, flor silvestre.: Parte II: Pedazos de corazón.”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.