Rynket, El Tormenta, Vigía del Fram



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Rynket, El Tormenta, Vigía del Fram

Juan Andivia Gómez

Muchas veces los escritores noveles nos sorprenden. De alguien que ha dedicado su vida (malgastado diría él) a pintar magníficamente por cierto y ha abandonado sus creaciones, o las ha dejado en su casa, o las ha reutilizado para pergeñar otras nuevas, puede esperarse que, en un ataque definitivo de madurez, ordene, recomponga y de visibilidad a su obra. Pero, claro, se trata de un artista que, mordido por eso lo que llaman estro, actúa como tantos de su especie, errática e indisciplinadamente. Lo extraño es que salga, ya sesentón, con un libro espléndido, como si no hubiera hecho en su vida otra cosa que escribir historias.

Este autor se llama Miguel Ángel Morillo Gotor, nació en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) y reside en Sevilla desde 1984. Ha sido profesor y sigue sin creerse el potencial enorme que posee en sus manos y, ahora, en su palabra.

Un día me entregó unos folios con un texto que había escrito sobre su particular visión de la conquista de la Antártida.

Tras valorarlo y animarlo, como también hicieron quienes recibieron una primera entrega del manuscrito, le convencimos para que siguiera y lo completara. Después, vino una exposición magnífica del mismo tema en la Casa de la Provincia, de Sevilla y el trabajo de corrección y edición que me ha correspondido y del que me siento especialmente orgulloso.

La obra ya está publicada y en las librerías. La foto corresponde a las portadas, que él mismo ha realizado, así como las cincuenta y ocho ilustraciones de los dos volúmenes, que pueden disfrutarse escaneando el QR de la página nueve.

La historia es bien sencilla, a la vez que apasionante. Así me la contó el autor y no creo poder superarla:

“Rynket es uno de los perros de raza groenlandesa que Roald Amundsen llevó en su expedición a la Antártida para conquistar el Polo Sur. Junto a otros tres hermanos, nacen de la perra Selma, en el barco Fram, al poco tiempo de iniciarse la travesía desde Noruega a la Antártida.

Cuando, a los pocos días de nacer, Rynket empieza a moverse por la cubierta, conoce a otro cachorro, algo mayor que él, de nombre Frithjof, que le ofrece su amistad y su protección y, día a día, le va informando sobre sus compañeros perros y sobre las costumbres y trabajos de los hombres en el barco. Curioso, atento y gran observador, Frithjof ha entendido la importancia de la expedición de la que forman parte y ha llegado a identificarse con los hombres y a considerarse, como ellos, un explorador.

Rynket, en cambio, cuya primera visión fue el azul del mar y los primeros sonidos que escuchó fueron el crujir de los mástiles y el susurro del viento en las velas, se siente ante todo marinero y decide hacerse vigía, eligiendo, como su territorio, el lugar más avanzado en la proa. Su valor frente a los vientos más recios, los temporales y borrascas consigue que al fin los hombres le presten un poco de atención y le llamen “el Tormenta”, sobrenombre que le llena de orgullo.

Sin embargo, explorador y marinero mantienen una firma amistad a lo largo de toda la travesía y más aún cuando llegan finalmente a la Antártida, un mundo desconocido, duro y hostil al que deben acostumbrarse. Allí pasan un largo invierno en medio de la oscuridad y las ventiscas, sobreviviendo en sus refugios en espera de la llegada de la primavera para emprender el camino hasta el Polo Sur. En medio del invierno, la manada se reúne con frecuencia, recuerdan unos y otros su vida en la lejana Groenlandia y aúllan a coro en cantos evocadores de los que Rynket recibe, sobre todo escuchando a su madre Selma, la memoria de sus antepasados. De Selma aprende también a ser un perro de trineo.

Y lo será al fin cuando llega la primavera y hombres y perros con sus trineos se ponen en marcha hacia el centro de La Antártida, en una penosa travesía a través de las montañas y sus glaciares, hasta alcanzar la meseta polar y, en su centro, por fin el Polo Sur”.

La prosa es sencilla y apta para todos los públicos, aunque hay que reconocer que los adolescentes que aún leen, aquellos que sienten curiosidad intelectual, a quienes les gusta el mar o los perros y a quienes creen en la amistad encontrarán en estas páginas una deliciosa muestra que no les va a defraudar.

Los datos son numerosos en esta aventura narrada con parsimonia y esmero, con atención a los detalles y bien madurada. Aparecen diecinueve nombres humanos y veintiséis animales de los auténticos exploradores y solo el protagonista ha sido privilegiado con un nombre inventado, Rynket, que significa ‘arrugado’.

Este autor novel y avezado pintor (una muestra de esto último es el Cristo del Gran Poder que atesora el columbario de la parroquia de San Carlos Borromeo, de Sevilla) sorprende, especialmente a quienes no hablan con él a menudo, porque quienes le conocemos sabemos de sus inquietudes artísticas, de su cultura y de su vida sosegada; por eso no es de extrañar que de su afición por los temas marinos y de su capacidad creadora haya nacido esta obra que personalmente celebro y que animo a disfrutar a jóvenes y a mayores lectores, a quienes poseen un alma aventurera, aman a los perros o, sencillamente, a quienes quieran pasar un rato de lectura agradable y adentrarse en la travesía de uno y de todos los perros que Amundsen llevó a la Antártida.

Juan Andivia Gómez

BIOBIBLIOGRAFÍA:

Juan Andivia Gómez nace en Huelva y vive en Sevilla. Doctor en Filología; vinculado a la Universidad de Sevilla y a la Fundación San Pablo Andalucía CEU. Como autor individual ha publicado: Barajando silenciosSobre el caballo blanco de la fantasíaÁngel, De la muerte o de la vida, Albadá, Hielo, Hacia donde el crepúsculo corre borrando estatuas y Aplausos par el atardecer.
Pueden encontrarse poemas suyos en numerosas obras colectivas. Ganador del IV Premio Nacional de artículos periodísticos Francisco Valdés, en 2001 y finalista del mismo en sus ediciones de 1999 y 2000.

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 3

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

y Luz Cultural

Editor y director. de Luz Cultural Magazine, un lugar de encuentro para escritores, artistas, poetas, y comunidad en general.

    Encuentra más sobre mí en:

  • facebook
  • pinterest
  • twitter
  • youtube

Sin comentarios a “Rynket, El Tormenta, Vigía del Fram”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.

CLOSE
CLOSE