“Telémaco cautivo” de Eros Salonia, un himno para amar contra la guerra y los estereotipos de género. Manifiesto académico de una nueva reelaboración de la tragedia griega



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Telémaco cautivo” de Eros Salonia, un himno para amar contra la guerra y los estereotipos de género. Manifiesto académico de una nueva reelaboración de la tragedia griega.

Por la crítica de arte Melinda Miceli

Gran éxito en el Museo del Condado de Caravaggio de San Giovanni la Punta –Catania, para el espectáculo “Prisionero Telémaco” del actor Eros Salonia, que se celebró en la inauguración del evento artístico internacional Masterfull Work el 31 de enero de 2020. The thick y la audiencia calificada observó asombrada la actuación de la actuación, esperando el final y siguiendo los actos del trabajo inédito y sorprendente. Acompañado por el músico y cantante Vincenzo Guerrazzi, Salonia le dio a la audiencia una prueba de actor multifacético combinando canto, baile y baile, de manera similar al corifeo que conversaba en nombre de otros con los actores, cantaba en armonía con la música y el baile. ; todo en un guión reelaborado de forma creativa por un enfoque multicultural.

El monólogo polimórfico, donde la interpretación de roles dispares, centrada en un solo ego que siempre disminuye con facilidad y vivacidad, se basa en la fascinación de un ritual arcaico y un drama satírico.

De la edición griega original de Allen’s Odyssey of Oxford, la traducción de Rosa Gazzara Siciliano, nos devuelve en forma de cuento dialectal, una interpretación soberana del texto actualizado por ecos literarios, en el que los mitos y leyendas retoman la Odisea, visto con Los ojos de Telémaco, hijo de Ulises, en una sugerente visión onírica.

Una “Telemachia” contemporánea donde, al igual que las tragedias griegas, encontramos hombres y dioses involucrados y el muy alto estilo poético, caracterizado por un alto registro lingüístico y la búsqueda de la perfección formal dialectal, en la cual a través de continuos giros y una vena de neorrealismo, Telémaco descubrirá que está preso, pero … en un hospital psiquiátrico.

En la representación podemos vislumbrar el eco del teatro neorrealista que reside en la ruptura con una tragedia demasiado formal y simbólica, lejos de la adhesión a la realidad y de hacer del arte un compromiso civil y social. En su sueño de la condición de Telémaco como prisionero, el director y actor Salonia dibuja una referencia clara a la literatura neorrealista del escritor judío Primo Levi “Si este es un hombre”, internado en Auschwitz, quien informa sobre el drama de los prisioneros en campos de concentración. . El poema de Salonia viene a crear su propia monumentalidad escénica, ya que proviene de la gran exaltación dionisíaca que presenta la actuación y el canto como la base de la misma, tradicionalmente dirigida a Dioniso, e induce a Eleusus al éxtasis del telémaco iniciado, generando La visión. La alucinación cognitiva expresada por el individuo en la construcción del dispositivo artístico y polisemántico de la obra representa, frente a un público más amplio, la reconquista de la invasión colectiva, cuyo éxtasis se traduce en el conocimiento del “drama real”: guerra y la separación puesta en escena por la presencia del materialismo del Proci. Salonia vuelve a subir al escenario como un actor con un psico-drama icastic que realiza una función psicotrópica, dirigiendo el espíritu hacia un estado de conciencia que le permite aterrizar en los lugares subliminales para revelar los significados adicionales de la verdadera esencia humana.

Actuando en persona el drómenon, habiéndose encontrado en un estado de total inherencia y empatía, como el actor griego a manos del iatromántico, Telémaco de Salonia, emprende un viaje que se mueve desde las coordenadas del mito y el tiempo, al misterioso mundo de los sueños en clave de la novela de Pirandello, retomando las formas en que los diversos autores, como Hesíodo con la Teogonía, Eurípides en Ifigenia en Tauride, abordaron este tema.

Al establecerse en el pathos del pathos, Eros Salonia se eleva en “Prisionero de Telémaco”, un himno para amar contra la guerra de su padre Odiseo, destruyendo los estereotipos de género y rechazando a un multiprogonista que subvierte la diferencia sexual. Aunque no es un actor andrógino en Eros, el mérito de revivir esa tesis del teatro clásico, vehículo de un feminismo esencial, según el cual la diferencia entre los sexos no existe porque un hombre, una mujer, un actor o un La actriz se define como productora de signos agáticos.

El Telémaco de Salonia encarna al huérfano de un guerrero, para quien está permitido vivir dejando de lado el perfil humano y el papel de padre-héroe, valor arquetípico, primer ejemplo y modelo ideal encarnado por Odiseo. Es la primera figura adolescente descrita por la poesía griega, portador de ideales y valores, un modelo de enseñanza moral para los hombres.

Melinda Miceli

En este poema, Telémaco representa la sucesión de Ulises y Penélope cerca del ocaso de su vida, gracias a su formación, las enseñanzas y los sabios consejos recibidos de los ancianos, también ese personaje intérprete del nuevo futuro, de la vida que se reanuda, incluso después de la desaparición. de las grandes figuras que caracterizaron la historia de Ítaca.

Es la Odisea de Homero vista a través de los ojos naufragados de su hijo Telémaco, quien opone su parte femenina a la parte masculina de su padre, actualizando el mensaje del heroísmo de Ulises en una advertencia de paz social y la integración de los géneros sexuales, sin los cuales ningún ser puede alcanzar su perfección completa y, por lo tanto, ninguna paz es concebible.

Elementos culturales de origen neorrealista y pirandelliano, mezclados con los clásicos y poéticos, transfundidos en un desarrollo con una catarsis liberadora final de moho pacifista y estética platonizante, hacen que Telémaco sea prisionero ante los ojos expertos de los críticos, el manifiesto erudito de una nueva reelaboración de la tragedia. griega.

fotografias de Adele Battaglia PH

 

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Melinda Miceli

Melinda Miceli nació en Augusta el 07.01.1974, vive en Siracusa. Después de completar sus estudios clásicos y universitarios, comienza a viajar y aprender sobre tierras lejanas, como África e Irlanda, lugares que estarán impresos en lienzos en obras de paisajismo. Su inspiración multifacética, al no encontrar la totalidad en la expresión pictórica, se convierte en versos antropológicos y de amor; publicó en 2001 la primera colección de poemas titulada “La vida de las pasiones” en la que quería sugerir con simbolismo refinado los aspectos de la moral social decadente, vislumbrando el sufrimiento del intelectual que se refugia en los elegantes placeres del viaje y los hermosos versos. La segunda obra “Il lago di Lentini” es parte de la línea de “literatura naturalista”, un ensayo histórico-artístico e hidrográfico rico en sugerencias literarias y poéticas, Leer más
http://melindamiceli.altervista.org/?doing_wp_cron=1556778791.0257339477539062500000
https://www.youtube.com/watch?time_continue=387&v=V43NYAdQdMs
https://yt2fb.com/video/il-coraggio-di-essere-donna-intervista-a-melinda-m/?fbclid=IwAR0Paz4ePaJ3SxNgcGi08E3LJzXTDOtvb3D8REmv3LS26sOC4F5Bz9U9K3s

Sin comentarios a ““Telémaco cautivo” de Eros Salonia, un himno para amar contra la guerra y los estereotipos de género. Manifiesto académico de una nueva reelaboración de la tragedia griega”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.