Un alma de Dios



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Por Francisco Vélez Nieto

Gustave Flaubert

Un alma de Dios

Traducción de Consuelo Bergés

Nórdica Libros

@unalmadedios_308x476El alma de Dios de Gustave Flaubert escrito en 1877 se considera uno de los más importante relatos de la Literatura Universal. Y a la calidad de su rico caudal literario es obligatorio, por principios, sumarle esa ternura que la narración esparce en el transcurrir de la historia. En ella se despeja cualquier duda al respecto. En esta obra el autor de Madame Bovary nos muestra un absorbente personaje que domina toda la narración. El nombre, Felicidad, su papel el de la más humilde criada que vive volcada en una constante entrega hacia los demás, pero, paradoja de la misma vida, a cambio sólo sufre desgracias e infelicidades por parte de la sociedad burguesa decadente a la que presta con abnegada vida con su servicio y cariño, los cuales no le restan en ese escenario burgués en que trabaja ni un ápice de ese espíritu de entrega nato que lleva consigo tatuado en su existencia, dulce y rebosante de bondad, todo lo contrario a esa hostilidad que con la frialdad que la caracteriza le paga la burguesía.

Así que nos encontramos entre las manos con una gran obra, logrando obtener una idea general muy precisa de cómo era la burguesía francesa del siglo XIX, su mediocridad y egoísmo, la hipocresía propia de dicho status social, la maestría literaria de Flaubert que sutilmente retrata desde la altura y calidad del buen maestro. Gustave Flaubert nació en Ruan, Francia, en 1821 y murió en 1880. Su estatura literaria el compromiso con ojo crítico, asumir los grandes cambios (La educación sentimental) ,especialmente en lo social y cultural logrando sacar tajada de tan vivo como alterado siglo envuelto en revoluciones. Los modos descriptivos muestran esa valía que permanece en el tiempo por la validez de contenido social y literario. Flaubert no fue un extraño en el paraíso, todo lo contrario, representa el calculado y severo observador poseído de un realismo científico junto al romanticismo. Lo que permitió describir con minuciosa exigencia el espejo social de la época. Desde la infancia manifestó su desprecio hacia la burguesía. Despreciaba la vulgaridad la mediocridad, el adecenamiento, el materialismo del burgués y sus hábitos, su falta de inteligencia.

@unalmadediosau_261x393Felicidad, su personaje total, se realiza como criada entregada cuerpo y mente en ayudar con la bondad, eficacia y silencioso coraje. Lo contrario que significa su dolorida y propia vida toda alma de dios. Desde niña solo conoció para ella misma desgracias hasta el mismo día de su muerte. Siendo niña quedó huérfana. En su juventud vivió una corta historia de amor, corta y frustrante, entregada al servicio de la señora Aubain. Cuida a los dos niños como si fueran suyos, en ellos encuentra refugio y manera de realizarse, hallando el jugo necesario para realizarse y alimentar la vida con el gesto y cariño que su personalidad aporta. Pero las desgracias parecen que acechan con romper esa pasión y entrega sobre lo ajeno. Así que una tarde de otoño los niños La señora y ella se fueron a dar un paseo por el prado y un toro los invistió. Felicidad se enfrenta al peligro consiguiendo la atención del animal hacia ella y así conseguir que los niños pudiesen huir sin peligro. Al final, resultado airoso, pero a la pequeña Virginia le quedó una gran afección nerviosa.

Más adelante el niño Pablo que era sus delicias se vio obligado a irse a estudiar para a hacer frente a la vida como bien formado caballero. Y poco después que terminara las clases de Catequesis, Virginia, la niña hermana, igualmente deja la casa para ir convirtiéndose toda una gran dama. Felicidad vuelve a sentirse sola y pide permiso a la señora para que un sobrino pudiera venir a visitarla los domingos. Pero esa placidez no le duraría mucho, pues una tarde el sobrino, que había sido grumete le comunica que va a volver a enrolarse para viajes muy largos a América por unos años. Vuelve a sentirse triste y no transcurrió mucho tiempo cuando le llegó la noticia de que tan amado sobrino había muerto. Ha dicha y sentida tristeza se suma la enfermedad de Virginia, que delicada salud no pudo superar los males.

Corre el tiempo y la señora Aubain recibió la visita del barón Larsonniere, ex cónsul en América. Ellos tenían un loro que se trajeron como recuerdo. Felicidad se sintió muy contenta cuando los Larsonniere vuelven a partir y deciden dejárselo como muestra de agradecimiento. El triste vacío de Felicidad se llenará de nuevo y su corazón palpitará con el loro. Pero el exótico animal murió y volvieron las penas. Felicidad se puso tan triste que la señora Aubain decidió mandar a disecar el pájaro. La tristeza, males y decadencia resultan ser cansina gota de agua, todo se va desmoronado. hasta la señora Aubain cogió una neumonía que acabó con su vida. Felicidad empezó a escupir sangre, el médico le dio pocas esperanzas, tenía neumonía, el mismo mal que su señora. Al loro lo situó en un altar. Murió con la compañía de hacer el bien por lo ajeno. Idéntico bien gana con su pulso Nórdica Libros con estos defecados y bien elegidos libritos de la literatura universal.

Francisco Velez Nieto

No hay comentarios para “Un alma de Dios”

Añadir un comentario.

Deja una Respuesta






Widget not in any sidebars