Vespilio, El Sicario, Valeria Prócula, La Obstetrix, Aspasia de Mileto, Maestra de oratoria y Antíoco, El Cliente en busca de patrono (Festival de Tarraco Viva)



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Bajo la luz espectral de la murallas de Tarraco uno de los espectáculos más valorados fue el de los monólogos de diferentes personajes que nos introducían  en la vida cotidiana de las ciudades romanas.

El éxito de estos monólogos reside en la capacidad de comunicar las historias contagiándonos de la magia del lugar y recordando cuánto nos gusta oír historias, cuentos, relatos, anécdotas  .  Volvemos a recuperar la literatura oral , el teatro como catarsis, tal como fue inventado por los griegos, esa capacidad de emocionarnos, de meternos en la empatía del personaje hasta sentirnos nosotros parte de ese personaje, con la sola simplicidad de la palabra y en el excelso decorado de las murallas romanas .

 VESPILIO, EL SICARIO

Vespilio, el sicario nos contó su trágica vida . Eleazar, superviviente del holocausto de Masada , cuando los judios decidieron el holocausto . Así cada padre de familia mató a su mujer e hijos y los patriarcas que fueron quedando se mataron unos a otros, solo quedó uno que por sorteo le había tocado suicidarse . Cuando las legiones entraron en Masada no quedó nadie, solo unos niños escondidos muertos de miedo : Eleazar , de 10 años  y su hermano, menor.

Su hermano fue violado y él atacó al violador. Un “ peregrinus “ es decir uno que ayudaba a los legionarios esperando obtener la ciudadanía romana, lo compró porque vio que el odio podía servir para hacer de aquel niño un sicario, es decir : un asesino a sueldo.

 Errante siempre con su amo  recorre las extensas tierras de la Mare Nostrum, matando con la sica o puñal doblado a los acreedores que los perseguían por deudas de juego  y al final a su propio amo siendo propiedad de los  guardianes del cementerio, de ahí su sobrenombre de Vespilio, el sepulturero.

Pero llega a Tarraco y le encargan la matanza de una familia entera que ha osado levantar su mano, con un atentado fallido  contra el emperador Adriano que pasaba  tiempo en la ciudad . Cuando Vespilio va a la domus de Altafulla a llevar a cabo su cometido, encontró a su hermano, esclavo y por petición de este, lo mató, para librarle de la esclavitud y de todas las humillaciones sufridas, desde que salió de Masada . No mató a la familia por la que le pagaron y huyó de Tarraco para salvar su vida.

 ANTIOCO  Y EL CLIENTELISMO

 Antioco es nuevo en Tarraco, acaba de llegar de la gran urbe de Roma, le parece un poco provinciana la colonia , pero rica por su comercio y riqueza.  Busca un “ patronus “ para ser su “cliente “ . El poder de la elite de cada ciudad  está en función de su acceso privilegiado al control de los recursos económicos  y a la toma de decisiones en las instituciones de la ciudad  . La carencia de ese poder por parte de los más pobres es lo que los empuja a establecer relaciones de dependencia respecto a los más privilegiados.

En algún momento llegó a formar parte de una red de distribución de la riqueza de forma cumplía la positiva función de complementar a la las desigualdades sociales entre los ciudadanos , proporcionando servicios que contribuían a aliviar las tensiones y revueltas populares contra las élites dominantes .

El cliente busca a patronus, pide su protección y patronazgo. Cada día ha de estar muy temprano en la puerta del señor a esperar el reparto de la espórtula o especie de propina.

Todo ¿a cambio de qué ? Bueno , hoy día hemos visto muchas películas de la mafia para deducir cual era  la función  del clientelismo romano. Simplemente ser de su casa, tener el sentido de la pertenencia. Si el señor ríe en el teatro, él también, si hay elecciones, cuantos mayor clientela, más votos, si el señor es de un partido de cuadrígas, ellos también, si necesita un favor, ellos acudirán inmediatamente. No irán a la guerra, porque el patrón es rico y pagará mercenarios profesionales ; pero si necesita un rescate, tendrán que dar sus bienes.

A veces los invitará a cenas , muchos de los epígramas de Marcial siempre aluden a tacaños anfitriones. Al poeta  Marcial le pagaban para que recitara epígramas satíricos contra enemigos de sus patronos.

El poeta Juvenal , en sus Sátiras, nos  describe algunos  los diversos usos sociales, y cómo a veces, la clientela servía de diversión a los poderosos.

.¿Tan famélico estás? ¿Tienes en tanto

 los ultrajes que sufres en la cena,

que no te den bochorno ni quebranto?

 Pues ¿no es mejor que estar a mesa ajena,

 temblar de frío y el manjar grosero

 comer, con que su vientre el perro llena?

 Su mesa al ocupar, piensa primero

que el patricio, con don tan diminuto,

pagará tus servicios por entero.

 de la amistad de un grande éste es el fruto,

 Comer, y al convidarte ya se tiene

 por exento de todo otro tributo.

 Si por ventura a su memoria viene

 el cliente olvidado, es porque un lecho,

Que está vacante en el triclinio llene.

(…) Te creíste hombre libre y convidado;

 Mas él sólo te juzga un vil gorrista

por su cocina preso, y no va errado. (…)

¡Oh! Quien así te ultraja, cómo atina.

Sufre, pues, tanta afrenta resignado,

 Ya que a sufrirlas rebajarte quieres;

y no tardará el día en que humillado,

la pelona cabeza sometieres

 al afrentoso golpe y al castigo;

Ni el duro azote temerás,

 pues eres Digno de mesa tal, de tal amigo!.

  ASPASIA DE MILETO

Aspasia de Mileto ha pasado a la historia como una mujer realmente seductora e inteligente, con unas excelentes dotes de comunicación y persuasión, y también como una mujer libre, de ideas avanzadas que logró acceder a un grado de influencia y notoriedad hasta entonces reservado unicamente a los hombres.

 Su talento como profesora de retórica aparece mencionado por numerosos autores importantes del Mundo Antiguo, como Platón, Jenofonte, Plutarco o Cicerón, quienes alabaron sus capacidades.

Nació en Mileto, hija de un escultor y una matemática alumna de Pitágoras

Llegó a Atenas y sufrió una gran decepción al ver el trato que las mujeres recibían en el Atenas , en contraposición a la libertad que ella había vivido en Mileto.

Pitágoras y él se enamoraron y llegó a divorciarse de su esposa para casarse con ella.

Pericles la prefirió a todas las demás mujeres, por ser, en opinión de Plutarco, una “mujer sabia y astuta”.

Aspasia encajó perfectamente en el círculo de amistades de Pericles (algunos sofistas, entre ellos Anaxágoras). El mismo Sócrates frecuentó su casa y varios de los que la trataron llevaban a sus propias mujeres para que la oyesen.

 Por lo tanto, Aspasia ocupó el papel de lo que hoy llamaríamos “primera dama”. Se dice que Aspasia le escribía a Pericles algunos de sus discursos.

Pero fue vilipendiada por el mismo Aristófanes y se le acusó de ser una influencia nefasta sobre Pericles por llevar una vida de mujer libre e independiente (algo impropio de una esposa ateniense que estaban encerradas en los gineceos ). Fue atacada y ridiculizada por los conservadores, celosos de su poder e influencia.

Sufrió  un grave proceso público,  tras una denuncia ante el Aerópago por el delito de haber ofendido a los dioses.

Aspasia tuvo que comparecer ante un tribunal formado por 1.500 ciudadanos para responder de estas acusaciones

Este era un delito muy grave en la Grecia antigua, que podía ser castigado incluso con la muerte, como le ocurrió a Sócrates más adelante.

 El propio Pericles intervino en su defensa y habló durante tres horas ante el tribunal. Tuvo que recurrir a todo su prestigio y elocuencia, e incluso a sus lágrimas, para lograr la absolución de su esposa. Según Plutarco  “vertió por ella muchas lágrimas, haciendo súplicas a los jueces”.

Fue absuelta . Eso nos relató, de luto riguroso de Pericles , pues acababa de morir víctima de la peste. Nos dijo que Pericles, en su lecho de muerte, le hizo prometer  que se casaría con Lisicres, el rico ateniense y ella esperaba el duelo establecido para cumplir su palabra.

Mientras tanto nos dio una lección de retórica.

 VALERIA PRÓCULA , LA OBSTETRIX

Valeria Prócula nos recibe en las murallas sonriente. Nos introduce en su vida de liberta y nos cuenta su origen desconocido por ser una niña hérfana  expuesta en las escaleras de los templos. Así funcionaba la ley: el niño o niña recién nacido era colocado a los pies del pater familias, si este lo aceptaba lo recogía entre sus brazos y era considerado su hijo y de su casa; si no , era dejado expuesto en las escaleras de los templos para darle una oportunidad de vivir. En Valeria se fijó una dómina que iba con su esclava

–  Cógela, para algo nos servirá – le dijo a su esclava y esta fue su madre adoptiva.Esa esclava sabía de obstetrix y ella de nia , siempre la acompañaba. Cuando tenía 11 años tuvo que acudir al barrio de la Suburra a un hogar muy humilde a acudir a un parto; pero su madre adoptiva fue atacada en ese barrio tan peligroso de Roma y ella tuvo que hacerse cargo del parto de nalgas, de una pobre muchacha casi tan joven como ella.

Enterado el médico griego que acude lo ve como un prodigio, le mira los dedos y los ve finos, con las uñas cortadas, como requisito indispensable para ser una buena obstetrix. La compra y se la lleva a Alejandría donde entrará a formarse con el gran médico Soranos .

Valeria Prócula, Maria Teresa Bravo Bañon

Les exigía a sus discípulas : “que sepan leer, que tengan ingenio y memoria. La obstetra debe conocer los acontecimientos urgentes y saber encontrar las causas del dolor,  pues  la mujer que tiene conciencia de todo lo que acontece a otra mujer, debiendo ser experta en medicina”. Aquí se pone de manifiesto una constante que ha permanecido desde la Antigüedad: debe ser una mujer la que debe encargarse de las enfermedades de las mujeres. Es cierto que el embarazo y el parto no son considerados como una enfermedad, pero su asistencia pertenece al ámbito de lo femenino y por tanto es dominio casi exclusivo de mujeres.

Nos fue describiendo  todo lo necesario para el parto: aceite caliente, vaporizaciones, la silla obstétrica. Los cuidados en el postparto, la lactancia, la elección de la nodriza y la alimentación del recién nacido ocupaban  la parte de su trabajo.

Pero también habían momentos duros cuando la criatura moría en el útero de la madre y había que extraerla descuartizándola, también cuando a pesar de los esfuerzos moría una madre en el peligroso trance o bien , cuando a pesar de todo el proceso , el pater familias no aceptaba al recién nacido y se le condenaba al infanticidio o a ser expuesto en las escaleras de los templos.

Al final su amo, en el testamento  la mamumitió y volvió a Tarraco donde se instaló para seguir ejerciendo su trabajo, con el gran prestigio de haber sido educada por el gran obstetra Soranos .

 María Teresa Bravo Bañón

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

Maria Teresa Bravo Bañón
Alicante (España) 1954
Maestra de Enseñanza Primaria (Jubilada desde 2015)
Vive en Vila-seca, Tarragona
Dinamizadora de bibliotecas escolares para el fomento de la lectura y escritura creativa.
Profesora de cursos de ICE en innovación educativa sobre la Creatividad literaria.
Fue Coordinadora de la Revista Literaria Generación.
Colaboradora de numerosas revistas literarias y pedagógicas, así como figura en varias antologías de poesía.
Pertenece al grupo de editores de Lialdia.com, de Long Island, Nueva York.
Bibliografía publicada:
Sombras de la Razón, Colección Ibn Gabirol, Málaga 1981 Prólogo de Dionísia García.
Entre las Crines del Viento, Editorial Salobe, Málaga 1984.
Liturgias del Crepúsculo, Pliegos del Crotalón, Colección de Víctor Infantes, 1985.
Invitación a la metáfora. Editorial Málaga-Marruecos, 2005 Prólogo de Juan Carlos Conde, Profesor Medievalista en Bloomington, Indiana, Estados Unidos.
Es un crimen talar el almendro florecido, 2010 Editorial Silva, Tarragona. prologado por Ernesto Kahan. Delegado a la Recepción del Premio Nóbel de Paz a la International Physicians for the Prevention of Nuclear War- IPPNW, en Oslo / Noruega en 1985.
Violeta Malabar poemario conjunto con Alejandro Gómez García , Editorial Beaumont ( USA) 2010, prologado por Roxana Edvridge Thomas, poeta mexicana.
Liken, Editorial Manos de tiza, 2012, prologado por Martine Crouste-Barrelleti, profesora de la Sorbona, París.
Manos de tiza, con cartas inéditas de Jorge Guillén y de Carmen Conde. Editorial Círculo Rojo, Almería 2017
Mirlo de azúcar, con prólogo de Edgar Ramírez, poeta y Epílogo de Luís Alberto Ambroggio , presidente de la REAL ACADEMIA DE LA LENGUA EN NORTEAMÉRICA, Editorial Círculo Rojo, 2018.

Sin comentarios a “Vespilio, El Sicario, Valeria Prócula, La Obstetrix, Aspasia de Mileto, Maestra de oratoria y Antíoco, El Cliente en busca de patrono (Festival de Tarraco Viva)”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.