Zhivka Baltadzhieva



  • Añadir comentarios
  • Print
  • Agregar a favoritos

Zhivka Baltadzhieva nace en Sofia, Bulgaria 23. 09. 1947. Dice de su obra el poeta Iván Teófilov: Esta es una poesía muy esencializada, construida a partir de elementos a primera vista extremadamente sencillos pero vitales, con  fragmentos de la memoria personal que se funde con el mito, lo amplía y redireccióna y se transforma en un mito nuevo, nuestro mito, el mito de nuestro ser actual.” Vive en Madrid y escribe simultáneamente en búlgaro y español. Entre sus libros de poesía están Fiebre, GenEs, Fuga a lo Real, Sol, editados en España. Y los publicados en Bulgaria Nunca, Mitologías Apátridas, Iluminación Diurna, Plexo Solar. Sus poemas han sido traducidos a una veintena de idiomas e incluidos en antologías de la poesía contemporánea universal, búlgara o española. Ha traducido a español autores búlgaros como Hristo Botev, Blaga Dimitrova, Nikolay Kantchev, Antón Donchev. Ha vertido a búlgaro obras de Lorca, M. Hernández, Quevedo… Es Doctora en Filología y sus ensayos figuran en revistas especializadas y libros monográficos. Ha sido premiada con los Nacionales Lengua Materna, Sliven, Dimcho Debelianov (en Bulgaria), e internacionales como Poetas de Otros Mundos del Fondo Poético Internacional.

 

CAMPOS

Zhivka Baltadzhieva

 

Campos semánticos, campos olvidados, campos

de trigo, campos de exterminio, campos deportivos, campos

lejanos, campos verdes, campos helados, campos

desprovistos, campos radioactivos, campos prehistóricos,

campos electromagnéticos, campos de batalla, campos

de trabajos forzados, campos

 

de ensueño,

 

campos desérticos, campos de la victoria, campos

experimentales y etcétera campos

 

de acampada, de caminata,

de espera, de tránsito, de partida, de éxodo,

de abandono, de deslealtad, de amor, campos Elíseos

de la emoción, de huida, de lágrimas,

olvidados, queridos, fugaces campos de desaliento,

de retorno, de despedida, de advenimiento, de esplendor

 

y fracaso,

 

de un primer paseo bajo el sol, en la brisa, entre flores

y flores, bajita, sin peso, y el vestido estampado por la savia

de las hierbas jóvenes y olorosas. Campos balsámicos

 

hirientes.

 

 

GILGAMESH

 

Un día del s. XXI antes de Cristo,

un día un tanto caluroso,

un día de cielo insultante o ahogado en calima,

 

mientras el rey de Uruk se baña

la serpiente devora la flor de la eterna juventud,

muere Enkidu, el amigo…

 

¿Están perdidos los regalos de la vida y del barquero

que lleva a la otra orilla?

 

¿Para siempre?

 

Le veo surfeando lo temporal de múltiples direcciones,

aferrado a sus tablas de arcilla tatuadas a arañazos

con cuñas y garfios, escarbados

 

por las uñas del dolor.

 

Las cometas lágrimas del que vio lo más hondo

y los diluvios ácidos de las escrituras

traspasan la fugacidad, imprimen en el vacío

 

inaprensibles geometrías, constelaciones y seres,

dolientes criaturas, desgarros en el caos

browniano.

 

Qué turbulento. Qué extraño. Ajeno. Inmenso.

Qué solitario. Qué enormes

las olas golpean.

 

Nada más. Eternidad

sola.

 

En convulsiones.

 

¿Él, tú, yo?

 

* * *

Filósofos y neuroinvestigadores insisten

 

que no existe ningún yo, que quien te ama

o destruye

es el subconsciente

colectivo. Que  tu mano al lado de la mía,

la muerte violenta de seres, plantas, océanos

y cantos

es solo bioquímica galopante. Y nadie

de nada es responsable

porque nadie existe como

alguien.

 

Nadie, nadie…

 

TOCATA Y FUGA. BACH

 

Dentro de 100000 millones de años,

aventado por  la constante cosmológica de Einstein

(E = mc2) el Universo visible

habrá desaparecido en la luz enrojecida.

Todo estará más allá del horizonte de su mirada

y el alcance de su calor. Solo mi ser

seguirá viéndote. Sigue viéndote. Te evoca. Te abraza. Existes.

Eres la realidad. Te cantan los pájaros en el pequeño jardín.

Oigo tus pasos cruzar los amaneceres de las incontables

dimensiones. Y de pronto,

siento calor.

 

Desde antes del Big Bang.

 

( De GenES, Amargord Ediciones, 2016)

 

 

 

¿Te ha gustado esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 4

Cuanto te ha gustado esta publicación …

¡Síguenos en las redes sociales!

y Luz Cultural

Editor y director. de Luz Cultural Magazine, un lugar de encuentro para escritores, artistas, poetas, y comunidad en general.

    Encuentra más sobre mí en:

  • facebook
  • pinterest
  • twitter
  • youtube

Sin comentarios a “Zhivka Baltadzhieva”

Añadir un comentario.

Al enviar un comentario aceptas nuestra política de privacidad

Deja una respuesta




Las opiniones vertidas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de Luz Cultural.